Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Libertad a Milagro Sala

El sábado 16 de enero la policía jujeña detuvo a Milagro Sala, dirigente de la Tupac Amaru. La orden fue dictada por el juez Gutiérrez, bajo los cargos de “tumulto e incitación a la violencia”, a pedido de la fiscal Fernández de Montiel. El magistrado adoptó esta resolución e inmediatamente se tomó licencia.

Diversos medios publicaron que la detención había sido el resultado de un allanamiento, pero Milagro fue detenida en su casa, sin que ofreciera resistencia.

Las acusaciones se refieren al acampe que realizaba desde mediados de diciembre la Red de Organizaciones Sociales de Jujuy, que integra la Tupac Amaru. El juez señaló que la medida tiende a obstaculizar el cumplimiento de disposiciones del gobierno, asimilando la protesta a la figura de sedición.

Dicho brevemente, la causa de detención de la dirigente es haber promovido una protesta social. Dos días después se realizó una multitudinaria marcha en Plaza de Mayo reclamando la libertad de la dirigente; sin embargo, los grandes medios mantuvieron un notorio silencio ante este hecho.

El caso pasó al juzgado de Gastón Mercau, padre de las nietas de la Presidenta del Supremo Tribunal de Justicia provincial. Este juez mantuvo presa a Sala por estas endebles causas hasta el 29 de enero, cuando dispuso simultáneamente su liberación y una nueva detención, ahora por supuesta administración fraudulenta de fondos para la construcción de viviendas y asociación ilícita.

Al momento de escribir esta nota, Milagro Sala continúa detenida en base a denuncias impulsadas desde el gobierno provincial y el testimonio de ex integrantes de cooperativas que participaron en la construcción de casas.

Que una persona permanezca detenida por una denuncia, sin que el proceso haya avanzado significativamente, es algo totalmente fuera de lo común.

La Tupac Amaru recibió fondos nacionales para la construcción de viviendas y es verificable que la organización realizó importantes obras. Si las mismas son compatibles con los fondos recibidos, es materia de investigación; pero la dirigente se encuentra detenida sin que tal situación fuera esclarecida y sin haber tenido la oportunidad de presentar los descargos que correspondieran.

Durante este tiempo, los grandes medios de comunicación (La Nación, Perfil, Clarín, TN, entre otros) se ocuparon de descalificar a la dirigente; se presentaron imágenes de un automóvil importado, tomas realizadas con drones de supuestas propiedades, presentadas como si Sala viviera en medio de un enorme lujo. Cabe señalar que el auto en cuestión es caro, pero está lejos de los valores de muchos autos de alta gama que circulan diariamente; por ejemplo, un VW Passat 2.0 cuesta casi el doble.

Tanto despliegue contrasta con el silencio ante el procesamiento vigente al presidente del Banco Central por “negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública”. Federico Sturzenegger está acusado por favorecer a un grupo de bancos afines permitiéndoles ganar 150 millones de dólares (sin contar que la operación aumentó groseramente la deuda externa nacional)

La situación de Sala se explica con un poder judicial colonizado por el gobernador Gerardo Morales, que amplió el Tribunal Superior de Justicia provincial e incluyó a dos diputados radicales, con la misma técnica que usó Menem para tener la Corte con mayoría automática.

Este contexto permite comprender por qué un enorme abanico de organizaciones y personalidades se expresó por la libertad de Milagro Sala; entre ellas podemos mencionar a Amnistía Internacional (que de ningún modo puede asociarse con el kirchnerismo), el CELS, un grupo de eurodiputados, las dos CTA, los Sacerdotes en Opción por los Pobres, el premio nobel Adolfo Pérez Esquivel, Peteco Carabajal, etc. Un documento con 1.700 firmas fue enviado al Papa.

El acampe de Jujuy fue levantado tras 50 días para favorecer negociaciones con Morales y Macri. Milagro Sala es una prisionera política; está detenida por revanchismo y como un mensaje para todos los que protesten contra el ajuste.

MARÍA ALANIZ

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.