Liberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

La visita de Obama y el giro proyanqui de Argentina

POR UNA SOLA MARCHA EL 24 DE MARZO

Del mismo modo como el PL considera un logro de Cuba que Barack Obama haya decidido visitar la isla, sin haberle podido imponer condiciones (ver aparte), así también cree que Obama no debe ser bienvenido en Argentina, donde estará inmediatamente después de salir de La Habana.

¿Por qué la diferente apreciación? Muy simple, allá no pudo ablandar a un gobierno revolucionario y acá viene a acompañar el despegue de un gobierno neoliberal, reaccionario y favorable a los monopolios. Macri quiere volver a las “relaciones carnales” con el imperio lo que se vio en sus agresiones contra Venezuela y su propuesta de pago a los fondos buitres.

Lo de Obama en Buenos Aires tiene un aspecto particularmente repudiable: llega justo en víspera del 24 de marzo, aniversario número 40 del golpe de Estado. EE UU apoyó y estimuló a la dictadura militar-cívica en tiempos en que Henry Kissinger era el secretario de Estado. Y él pidió a los generales argentinos que hicieran rápido el trabajo represor para luego dar aires de “moderación”.

En esos años ’70, EE UU alentó la formación del Plan Cóndor, de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur, con los regímenes de Paraguay, Uruguay, Argentina, Brasil y Chile. Miles de luchadores fueron desaparecidos y una parte lo fue mediante esos operativos coordinados, llevados de un país a otro para ser torturados y finalmente desaparecidos.

En ese tiempo el imperio formaba a los golpistas en la tristemente célebre Escuela de las Américas, pedía la colaboración de los militares argentinos para organizar la guerra sucia contra Nicaragua desde Honduras y para combatir a la guerrilla en El Salvador, etc.

Como si todo eso fuera poco, también estrechaba vínculos con las marinas de estos países, mediante el Operativo Unitas, nacido para aislar y agredir a la revolución cubana.

Si bien Obama no estaba en el gobierno en esos años, es la continuidad de esas administraciones demócratas y republicanas. Y hoy no sólo no ha levantado el bloqueo contra Cuba sino que ha ratificado el 3 de marzo pasado su orden ejecutiva contra Venezuela. Y sigue interviniendo contra Ecuador y Bolivia, del mismo modo como hizo lo posible para que fracasara el gobierno kirchnerista en Argentina. Lo boicoteó de muchos modos, como cortando créditos del FMI y Banco Mundial, promoviendo juicios millonarios en el Ciadi y favoreciendo los fallos del juez Griesa y los “fondos buitres”.

Por eso el PL repudia la llegada de Obama a Buenos Aires y a Bariloche. Y cree que sería una provocación una visita suya a la ex ESMA, lugar simbólico de la represión ilegal.

De allí que nuestros compañeros propusieron el agregado de repudio a Obama y los “fondos buitres” en una reunión de varias organizaciones populares en el Bauen Hotel el miércoles 9 de marzo. Y esas propuestas fueron aceptadas. La agencia Télam informó: “Bajo la consigna “Sobran los motivos para una sola marcha”, el documento de las organizaciones postula como ejes de la marcha: “fuera Estados Unidos en Argentina y América Latina”, el “rechazo al protocolo contra la protesta social, al ajuste, los despidos, el techo a las paritarias, el tarifazo en los servicios públicos” y “la defensa y profundización de los juicios a los genocidas”. También consigna “el avance sobre las responsabilidades civiles en los crímenes de lesa humanidad” y exige la “inmediata liberación de Milagro Sala”.

Las organizaciones convocantes hasta el momento son Patria Grande, Seamos Libres, Encuentro Nacional Popular Latinoamericano, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Resumen Latinoamericano, Movimiento John William Cooke, Partido de la Liberación, entre otros”, finaliza el despacho de la agencia oficial de noticias.

CORRESPONSAL BUENOS AIRES

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.