Liberación - Órgano de PrensaNacionales

La Malvinidad

A propósito del 2 de Abril, comparto con ustedes una modesta apreciación hecha en la distancia geográfica y del tiempo que me separa de la Patria hace ya más de dos décadas. La Malvinidad es el espacio de la Nación Compartida donde nos encontramos todos los argentinos, y especialmente los VGM y los malvineros que sin haber vestido el uniforme de la Patria en el ´82 son más consecuentes que algunos que estuvieron en el TOAS. Los que pensamos tan diversamente como así también en tonos de confrontación a partir de nuestras ideas y postulados políticos e ideológicos.

Empero en “La Malvinidad” dejamos transitoriamente esas diferencias y actuamos -desde la heterogeneidad- de manera unida porque Malvinas es una Causa Nacional alimentada desde el fondo de nuestra historia, fortalecida por las convicciones individuales y colectivas que construimos como sociedad aun en el disenso. Y la Cuestión Malvinas es la responsabilidad que tienen las autoridades de gobierno que administran temporalmente el Estado nacional, implementando políticas jurídicas, acciones diplomáticas, hechos científicos, militares y de desarrollo e investigación enfocados en la defensa de nuestros derechos en las Islas Malvinas, Georgias, Sandwich del Sur y mares adyacentes. Allí, a pesar de los colores y de la vehemencia con que a veces dirimimos nuestras contradicciones, nos encontramos todos, con nuestros matices y objeciones recíprocas, nuestras reyertas incluso y formas distintas de abordaje de la Causa Malvinas,  pero unidos al fin en la misma.

Nuestros camaradas que quedaron en el frío suelo malvinero no sabían de estas diferencias, sólo sabían -al igual quien esto escribe- que había que cumplir con el juramento de “defender la patria hasta perder la vida”. Muchos de ellos lo cumplieron, otros tuvimos la oportunidad volver para seguir en este mundo, para honrar su memoria viviendo una vida digna. Es lo que mis modestos conocimientos y actitud trato de hacer: honrarlos viviendo con dignidad, orgulloso de haber estado allá, pero también firme en mi convicción de que no soy un simple  objeto de decoración protocolar los 2 de abril para nadie. Que si debo criticar a una autoridad de gobierno, sea afín o no a mis ideas, lo debo hacer. Y si debo reconocerle algo positivo, aunque sea un gobierno de signo opuesto a mis coordenadas, si tuvo un acierto en la Cuestión Malvinas, reconocerlo.

Estar unidos por la Causa, sabiendo de los matices que tenemos para abordar los objetivos nacionales de nuestras autoridades, pero también sabiendo que esa Malvinidad ya referida, es la que impulsa el inconmensurable sentimiento y orgullo de sabernos acogidos por la celeste y blanca que nos legaran hombres y mujeres que no tuvieron las herramientas y conocimientos que esta modernidad nos brinda, pero que fueron infinitamente más valientes y preclaros en cimentar una Patria a la medida de sus sueños que hoy tenemos. Con más razón debemos saber reconocernos en nuestras coincidencias en el presente, como ciudadanos y profesionales obligados a conocer en detalle los temas y manejar los medios que casualmente son inherentes a la lucha nacional y pacífica que el Estado debe continuar por la recuperación de nuestras Islas Malvinas.

 

MIGUEL ÁNGEL TRINIDAD

Ex Soldado Combatiente en Malvinas, RIMec 3 Gral. Belgrano

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.