InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

Visita de Obama y acuerdos con Macri

El 22 de marzo pasado llegó Barack Obama a la Argentina. Es el primer presidente norteamericano en visitar el país desde 2005, cuando la Cumbre de las Américas en Mar del Plata que dijo “no al ALCA”.

Durante 3 días, el mandatario de la potencia del norte se reunió con “jóvenes emprendedores”, participó de un acto por el 40 aniversario del comienzo de la dictadura y de una cena de honor en el Centro Cultural Kirchner. En tanto, junto a su populoso staff (viajó con 800 personas), suscribieron diversos acuerdos que el presidente argentino reivindicó orgullosamente. Otro aspecto que alegró a Macri fue el discurso crítico hacia Cristina Fernández por parte del primer presidente de color del imperio, en la previa al viaje, y el lógico elogio a las medidas económicas de corte neoliberal.

También aprovecharon la oportunidad empresarios y políticos estrechamente relacionados con Washington para reunirse en el predio de la Sociedad Rural; allí se juntaron la AmCham (Cámara empresaria norteamericana) con ejecutivos de filiales locales y con varios gobernadores. Urtubey, que no desaprovecha ocasión para exhibir su cercanía con el gobierno, declaró en ese ámbito que “la Argentina empieza a mostrarse amigable a la inversión” y que ensalzó el “clima distinto en la política argentina” con la llegada de Macri a la Rosada.

En relación con los acuerdos firmados, Horacio Verbitsky observó en Página/12 que las autoridades argentinas sólo difundieron los títulos. El periodista se interiorizó un poco más por la información difundida por la Casa Blanca. La mayoría de los acuerdos son de carácter muy general; no obstante, marcan el camino que seguirá el gobierno nacional en relación con la potencia imperial.

Se destacan los compromisos de cooperación militar, que incluye la compra de armamentos y equipos con la contraparte de la participación argentina en “misiones de paz” dirigidas por Estados Unidos. En el mismo sentido, se incluye la “asistencia” y la formación de personal de las fuerzas de seguridad nacionales en temas relacionados con el narcotráfico y el terrorismo, con la intervención de la DEA y el FBI.  Esto se vincula a la perspectiva adoptada por el macrismo e impulsada desde Washington de identificar al narcotráfico como problema principal en la Argentina, lo que derivó en la declaración de emergencia de seguridad que -casualmente- facilita la compra de equipos y armas sin los largos (y más transparentes) mecanismos habituales.

En relación con lo que la potencia más terrorista del planeta denomina “terrorismo”, el Ministerio de Patricia Bullrich intercambiará información con la justicia y la Seguridad Nacional yanqui.

El aspecto estratégico más relevante es el de la conformación de un acuerdo de libre comercio. Obama saludó las medidas aperturistas que adoptó el gobierno argentino, como la liberación de las importaciones; en esa dirección va el acuerdo sobre comercio e inversiones, para facilitar el “diálogo sobre propiedad intelectual y acceso a los mercados”. Este ítem, sumado al compromiso argentino de ratificar el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC, redundará en un mayor déficit de la balanza comercial con EE UU y en la profundización de la desigualdad en la relación, sobre todo en lo que respecta a la tecnología, a partir de la sumisión a las patentes de las compañías norteamericanas.

El macrismo sólo recibió promesas de inversiones; pero estas llegarán sólo si se les dan condiciones de ganancias sustanciales que puedan llevar a sus casas matrices.

La visita de Obama marcó un paso decidido a profundizar la dependencia con el imperio y encima la provocación de estar aquí justo el 24 de marzo, aniversario 40 del golpe de Estado.

JORGE RAMÍREZ

Mostrar más

Jorge Ramírez

Jorge trabaja como docente universitario en la UNSa. Actualmente es el Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (ADIUNSa) y forma parte del Comité Regional del Partido de la Liberación en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.