InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

El “Estado Islámico”, reaccionario y funcional al imperialismo

La “Guerra global contra el Terrorismo” se presenta a la opinión pública como un “choque de civilizaciones”, una guerra entre los valores y las religiones, cuando es una guerra de conquista, guiada por objetivos estratégicos y económicos que terminan respondiendo a favor del imperio yanqui.

Con el mandato de Obama se ha impuesto un consenso diabólico, con el apoyo de sus aliados y el papel cómplice del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Junto con la prensa occidental, se ha abrazado ese consenso de forma obediente y entusiasta; se ha descrito el “Estado Islámico” como una entidad independiente, surgida de la nada, un enemigo exterior que amenaza los valores “pacíficos y democráticos” del mundo occidental.

Se ha creado un enemigo que puede aparecer y actuar en cualquier momento, como un fantasma con el que asustar a la población cuando más convenga y empujarla a aceptar cualquier tipo de política represiva de las libertades y cualquier tipo de acción militarista al servicio de los grandes poderes occidentales.

¿De dónde sale el Estado Islámico (ISIS)? Es imposible comprender este fenómeno sin antes remontarse a la época de la guerra afgano-soviética y a la invasión liderada por EEUU al Irak de Saddam Hussein.

Osama bin Laden llegó en 1980 a Afganistán para luchar contra los soviéticos, enviado por el servicio secreto saudí. Viniendo de una familia multimillionaria, bien educado y además ingeniero, no tuvo que reforzar la carne de cañón en el frente, sino que se dedicó a la instalación y construcción de depósitos y de campos de entrenamiento, apertura de vías de aprovisionamiento y al dinero enviado indirectamente por la CIA, con el que creó campos de entrenamiento para al-Qaeda en Pakistán. Desde 1982 hasta 1992, unos 35.000 yihadistas procedentes de 43 países islámicos fueron reclutados por la CIA para luchar en la jihad afgana contra la URSS.

Washington ha apoyado a la red terrorista islámica. Ronald Reagan calificó a esos terroristas como “luchadores por la libertad”. (Reagan reunido con Mujaidines afganos). Entre 2003 y 2011, la invasión a Irak fue liderada por Estados Unidos, de la mano de George Bush, en alianza con Reino Unido, el Estado español y otros países.

El principal argumento para justificar la guerra era que Saddam Hussein estaba construyendo armas de destrucción masiva. Diferentes investigaciones demostraron que esto era una completa mentira, y que Estados Unidos y Reino Unido ocultaron información para para poder justificar la guerra. Con la excusa del atentado del 11 de Septiembre, George Bush desencadenaba definitivamente la “Guerra contra el terrorismo”.

 

SURGIMIENTO DEL ESTADO ISLÁMICO

El Estado Islámico o ISIS era originalmente una entidad afiliada a Al-Qaeda, creada por la inteligencia de Estados Unidos con el apoyo del MI6 Británico, el Mossad Israelí, los servicios de Inteligencia de Pakistán y de Arabia Saudita. Surgió con un propósito: reventar a Siria. Las brigadas de ISIS han estado librando desde 2011 una guerra terrorista contra el gobierno sirio de Bashar al Assad.

La guerra en Siria, que en cuatro años ha provocado más de 250.000 muertos. Arabia Saudita, qatar y Turquía apoyaron directamente, o dejaron actuar, a las milicias yihadistas que combaten contra Al Assad, como Al Nusra en Siria y el Estado Islámico.

El ISIS es una fuerza contrarrevolucionaria y proimperialista, con una ideología integrista y métodos aberrantes contra las poblaciones que controla. Nada que ver con Hamas en Palestina y otras, que a pesar de tener una ideología teocrática, expresan a su manera movimientos de liberación nacional.

ALAN RIVERO

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.