Liberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

Por la Segunda y Definitiva Independencia

El Acta de la Independencia de las Provincias Unidas en Sud América, firmada en Tucumán, el 9 de julio de 1816, establecía que: “era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero, por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España”. Concluía: “a su término fueron preguntados: “Si queriendo las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los Reyes de España y su Metrópoli, aclamaron primero, llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno, reiteraban sucesivamente su unánime, espontáneo y decidido voto por la independencia: Declaramos solemnemente a la faz de la Tierra que es voluntad unánime e indudable de estas Provincias, romper los violentos vínculos que las ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una Nación libre e independiente del Rey Fernando VII, sus sucesores y Metrópoli” (diez días después se agregaría “y de toda otra dominación extranjera”).

Evidentemente, no surge de la lectura del Acta ni de los apasionados debates que la precedieron, que los congresales estuviesen “angustiados por separarse de España” como dijo el vasallo presidente Macri. En ese mismo mes, se había decidido darle apoyo total al proyecto de San Martín de evitar los avances por el Alto Perú y atacar a los realistas en Chile primero, y desde allí avanzar hacia Lima donde los españoles tenían el grueso de sus fuerzas. Dentro de ese plan adquiere relevancia la figura de Miguel Martín de Güemes, como garante de la custodia de la frontera norte.

El concepto de independencia y soberanía, estaba claro para los congresales de Tucumán: “Ni amo nuevo, ni amo viejo, ningún amo” expresaban mientras la discusión se mantenía en torno a quién o quienes deberían ejercer el gobierno. Manuel Belgrano, por ejemplo, tenía una visión americanista y como San Martín y Monteagudo, soñaba con una Hispanoamérica independiente y unida, planteando en ese sentido la unidad con los pueblos originarios, afros y  mulatos que conformaron los ejércitos libertarios.

Esa declaración de Independencia fue parte de una lucha que costó muchas vidas y sufrimiento a los pueblos de nuestra América, lamentablemente truncada en estos 200 años por planes económicos de entrega y sumisión a otras potencias extranjeras y al imperialismo yanqui.  Hoy, Mauricio Macri expresa cabalmente esas políticas.

Más allá de sus lamentables y provocadoras afirmaciones en los festejos de la Independencia en Tucumán lo más grave son las políticas económicas y sociales implementadas en sus 7 meses de gestión: inflación, despidos y  tarifazos, que han empujado a millones de argentinos a la pobreza e indigencia. El pago a los fondos buitre, su acercamiento a Estados Unidos, Israel y a la Alianza del Pacífico, la creciente extranjerización que abarca todas las ramas: minería, tierras, agroindustria y commodities industriales, la posible instalación de bases militares yanquis, etc, atentan contra nuestra soberanía y los intereses de las mayorías de nuestro pueblo.

El PL reivindica a los patriotas de 1810 y 1816 y reitera la propuesta de Frente Antiimperialista que en lo inmediato nos permita luchar contra Macri y sus políticas criminales y antipopulares. Creemos como Bolívar, que “El pueblo que combate, al fin triunfa”.

            ELENA RIVERO

Mostrar más

Elena Rivero

Luego de estar exiliada durante la dictadura fascista de 1976, Elena se incorporó al PL en 1985. Fue dirigente gremial de la oposición docente en Salta. Además, es fundadora de Casa de amistad con Cuba y la Patria Grande y de la Asociación de Derechos Humanos "Coca Gallardo". Forma parte del Comité Central del Partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.