Liberación - Órgano de PrensaOtras notasPortada

Impedir la Asamblea es la tarea

La Universidad Nacional de Córdoba vive un complejo, convulsionado y difícil momento institucional, político y académico. En marzo hubo una Asamblea Universitaria en la que el radical macrista Hugo Juri se impuso como Rector mediante el sistema electoral que hoy intenta modificar, gracias a las espurias alianzas de sus “monjes negros”, los Decanos Boretto y Conrero (agente de Monsanto en la UNC), y de la “agachada” del espacio “Avanzar” de Patricia Altamirano y Movimiento Sur. Esta derecha más conservadora y reaccionaria busca imponer una reforma para perpetuarse (con eventuales intercambios de rostros) en la segunda Universidad Nacional más grande del país.

El supuesto promotor del diálogo, la democracia, la transparencia y construcción de consensos, en poco más de 6 meses de “gestión” viene avanzando fuerte en función de lo que le pide su jefe político, el presidente Macri. Luego de haberse manifestado en campaña a favor de un sistema de “doble ponderación” (que contemple igualdad política entre las Facultades), el Rector Juri dio un giro de 180 grados, en complicidad con los mismos Decanos que en 2012 impidieron la reforma para modificar el sistema de elección. Aquella propuesta de Cambio Universitario era pasar del vigente y vetusto de Asamblea, a uno de “elección directa”, pero se quiere engañar a la comunidad universitaria tomando el histórico reclamo de la “elección directa” de Rector, Vice y Decanos, tergiversándolo en función de los intereses más conservadores, elitistas y ligados al empresariado monopólico y la “Sagrada Familia” cordobesa. Además, se quiere dar ingreso a éstos, mediante la incorporación con “voz y voto” del Consejo Social Consultivo (designado discrecionalmente por el Rector), al Consejo Superior.

Sabiendo que posee el número de Asambleístas junto al brazo universitario de Franja Morada, y la complicidad del espacio “Avanzar” de Altamirano, a quien responden los pseudo progresistas de Movimiento Sur, Juri convocó para el 19 de noviembre a la Asamblea Universitaria. Quiere imponer la reforma política que a su vez traerá aparejada una reforma académica perjudicial para la UNC, los sectores populares y el derecho a la Educación Pública universitaria. Su idea es  un modelo de créditos académicos y un “banco de materias”, al servicio de empresas y universidades privadas, en consonancia con la flexibilización laboral y ajuste que lleva adelante el gobierno de Macri.

Como si todo esto no fuera suficiente, la hipocresía de estos personajes supera todo límite, al proponer además que se introduzca una modificación al Estatuto (que  ahora modificarían con mayoría simple del quórum necesario para sesionar: mitad más uno, de la mitad más uno), que imponga una mayoría agravada de 2/3 de los asambleístas para cualquier otra modificación.

Desde la TUPAC nos oponemos a la estafa política de Juri y sus secuaces, para imponer una contrarreforma, antidemocrática, regresiva y mercantilizadora; que es una “prueba piloto” del modelo de Universidad que pretende Macri. Proponemos a otras agrupaciones estudiantiles impedir esta nefasta medida, forzando la suspensión de la Asamblea, hasta que estén dadas las condiciones para decidir algo tan trascendente, hasta que se posibilite la participación de las dos nuevas Facultades que hoy están en proceso de normalización, y hasta que se haya dado un profundo debate en TODA la comunidad universitaria.

Hay que construir un frente de unidad entre todos aquellos estudiantes, docentes, no docentes y egresados que nos identificamos en el campo popular, para resistir a esta derecha reaccionaria, y para construir un proyecto político de Universidad inclusivo, emancipador y al servicio de nuestro Pueblo; donde la “elección directa” respete el principio de igualdad entre las Facultades, con un sistema de “doble ponderación” (mediante el cual cada área del conocimiento, representadas políticamente por cada Facultad, tenga el mismo porcentaje de incidencia política en todas las decisiones), pero que también avance en una mayor equidad en la representación de todos los claustros que conforman la comunidad universitaria, sin mayoría automática en ninguno en los órganos colegiados de gobierno, ni en la elección de autoridades. ¡Entre todos le podemos parar la mano al macrismo y construir una Universidad del y para el Pueblo!

EMI STORANI

(Estudiante de Comunicación FCC – UNC)

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.