Liberación - Órgano de PrensaSindical

Profundizar el plan de lucha contra el ajuste

El 4 de noviembre pasado se llevó adelante la jornada nacional de lucha protagonizada por la CTA de los Trabajadores que lidera Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli. Dicha jornada contó también con la participación de organizaciones de la economía popular entre las que se destacó la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), además de organizaciones sociales, políticas y culturales de todo el país.

El acto central fue en Plaza de Mayo con una movilización que contó con más de 40.000 personas. También hubo actos importantes en Rosario, Santa Fe, Neuquén, Mar del Plata, Córdoba, Jujuy y otras ciudades. La jornada en términos de masividad fue exitosa y dio continuidad a diferentes medidas que estas centrales obreras vienen impulsando contra el modelo de ajuste y entrega del gobierno de Mauricio Macri.

Los discursos de Daniel Catalano de ATE Capital, Yasky y Micheli en general fueron buenos y marcaron el enfrentamiento de este sector del sindicalismo con los que hoy dirigen desde Balcarce 50. Hubo también críticas hacia el triunvirato de la CGT que dilató primero, y cajoneó después, un Paro Nacional que era imprescindible para marcarle la cancha a un gobierno que toma más medidas que atacan el poder adquisitivo de los trabajadores y el pueblo, a la vez que empujan a la industria nacional a la muerte misma, mientras rifan el patrimonio y el futuro de la Patria.

Después de lo contundente que fue la Marcha Federal del 2 de setiembre, esta jornada de movilización no era el paso adelante que los trabajadores necesitábamos. Es que esa jornada, con una contundente movilización en Buenos Aires, dejó un escenario donde lo lógico era continuar con un paro general activo, con movilización de la CGT y las CTA.

 

PROGRAMA Y PLAN DE LUCHA

No tuvo grandes dificultades el gobierno de Macri, para desactivar el creciente reclamo de la diligencia sindical de reapertura de paritarias para recuperar el poder adquisitivo perdido y discutir la continuidad laboral de decenas de miles de trabajadores, que ven sus fuentes laborales amenazadas por un modelo neoliberal brutal. Firme en su negativa, el gobierno nacional logró imponer, a cambio de las paritarias, la discusión sobre un bono a refrendar en cada sector de la producción.

El bono generó más problemas que soluciones, porque fue usado por la burocracia sindical de la CGT para desactivar aquel reclamo masivo de reapertura de paritarias, que amenazaba con decantar en un paro general nacional. Es que el bono no sólo será insuficiente para cubrir la pérdida salarial, sino que deja afuera la discusión por la defensa de los puestos de trabajo, que también es tema de toda paritaria. Y ni qué hablar de la imposibilidad de pagar ese bono de fin de año, que vienen planteando muchos sectores de la industria, el comercio y el agro, así como los gobernadores e intendentes.

Desde las Agrupaciones de Base Clasista – ABC, insistimos en generar una amplia Coordinadora de Gremios y Organizaciones Populares en Lucha, con un programa antiimperialista, antimonopólico, de defensa de los intereses de los trabajadores y el pueblo, de las libertades democráticas, de nuestra soberanía y de nuestra Patria Grande.

Si el gobierno logró desactivar el paro general, en parte es por la ausencia de una organización que nuclee a lo mejor del sindicalismo argentino junto a organizaciones sociales y políticas.

Por eso, a la par que convocamos a elaborar ese programa, tenemos que seguir promoviendo desde las bases, en los cuerpos de delegados y comisiones directivas combativas, en las agrupaciones de base, ese Paro General que tanto escozor le produce a los burócratas.

Un programa que contenga la defensa del salario y de su poder adquisitivo (aumento igual a la inflación); la reapertura de paritarias; la defensa de los puestos de trabajo y prohibición de despidos; aumento de emergencia para jubilados, planes sociales y asignaciones; promoción de obra pública (sin corrupción a favor de los amigos y parientes del gobierno) para crear cientos de miles de puestos de trabajo; control estatal y popular de precios; defensa del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses; una reforma tributaria a fondo, que grave la renta financiera, suba las retenciones a la soja, a la minería y otros sectores con ganancias extraordinarias.

Con la Unidad de la clase trabajadora y sectores populares, organizados y con un programa popular y antiimperialista, con un fuerte y sostenido plan de lucha, se podrá pararle la mano al ajuste y la entrega. A 41 años de la muerte de Agustín Tosco, las ABC siguen sosteniendo su lucha y su ejemplo.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.