Liberación - Órgano de PrensaNacionalesTUPAC

Juri y el radicalismo macrista imponen contrarreforma de espaldas a la comunidad Universitaria

La Universidad Nacional de Córdoba cierra el ciclo lectivo 2016 inmersa en un fuerte conflicto. Es escenario de fuertes disputas políticas y académicas, que trascienden las propias fronteras por su proyección nacional y las implicancias.

El intento desesperado del radicalismo macrista que gobierna la UNC de imponer una contrarreforma política y junto a ella una académica, encontró una fuerte respuesta de gran número de estudiantes organizados, junto a docentes, no docentes y egresados, y con acompañamiento de organizaciones gremiales, sociales y políticas.

Con la elección de Rector, en  marzo, se evidenciaron los reacomodamientos políticos dentro de la UNC, sobre todo a partir de la “movida” del espacio Avanzar de Patricia Altamirano y sus adláteres de Movimiento Sur, que abandonaron la sesión facilitando la elección del macrista Juri, a sabiendas de lo que su accionar implicaba.

Ante ello, el movimiento estudiantil vino confluyendo sobre este conflicto, porque es la punta de lanza del gobierno de Macri, para instalar en todo el país su modelo de Educación Superior mercantilizada y vaciada, al servicio de las corporaciones y en consonancia con un proyecto de ajuste y flexibilización laboral.

Luego de agotar todas las instancias institucionales solicitando al Rector y al Consejo Superior que suspenda la convocatoria a Asamblea Universitaria en tanto estén dadas las condiciones (instancias de información y debate para TODA la comunidad Universitaria; y la inclusión de las dos nuevas Facultades, hoy en proceso de normalización), y encontrar sólo intransigencia, violencia y agresiones del oficialismo; decidimos profundizar la lucha.

Así fue que ante la convocatoria a Asamblea para el 19 de noviembre, habiendo amanecido el jueves 17 el Pabellón Argentina de la UNC vallado y entablonado por el rectorado, 400 estudiantes lo tomamos de forma pacífica y ordenada. Sostuvimos la toma hasta el 19, cuando las autoridades, desconociendo la medida y a los estudiantes como actores políticos de la UNC, intentaron ingresar y realizar la Asamblea. Sólo acreditaron a los asambleístas afines, y no a la totalidad; lo que es una muestra de su nula vocación de diálogo. Ante la imposibilidad de ingresar por la toma del edificio y por el masivo apoyo y acompañamiento afuera del Pabellón Argentina, Juri y sus secuaces de Franja Morada y el Pro, debieron retirarse derrotados.

Como la impunidad macrista no conoce límites, luego de convocar una mesa de diálogo, a la cual acudimos con responsabilidad, desconociendo sus propias palabras, el Rector volvió a convocar a Asamblea para el jueves 15 de diciembre, en tres locaciones y horarios diferentes: el campo escuela de Agronomía, a 30 kilómetros de Córdoba; el Complejo Feriar Córdoba (instalaciones del Estado Provincial); y el Hospital Nacional de Clínicas. Otra muestra de su negativa a escuchar al amplio conjunto opositor (decanos, docentes, no docentes, egresados y estudiantes de todas las organizaciones y agrupaciones políticas –con excepción de Franja Morada, el PRO y Movimiento Sur- como La Mella, La Bisagra, Agrupación TUPAC, Quebracho, La Cámpora, FIT, MST, MAS, Cauce, TPR-FEL, etc).

Desde las masivas Asambleas interclaustros-interfacultades se conformó una Coordinadora en Defensa de la Educación Pública, contra las políticas neoliberales de Juri y Macri. Hemos realizado movilizaciones, intervenciones y festivales, y para la convocatoria del 15/12, se organizó un operativo coordinado de toma de los tres lugares previstos para la sesión de la Asamblea.

Luego de constatar la imposibilidad de acceder al Campo Escuela de Agronomía, el oficialismo forzó el ingreso al Complejo Feriar, donde se había dispuesto un fortísimo operativo de “seguridad” con personal de la Guardia de Infantería y la Policía Montada de la Provincia de Córdoba, con perros y carros hidrantes incluidos. En la jornada se vivió un clima de tensión y violencia, con hechos de agresión y agravios por parte de miembros del oficialismo, Franja Morada y los “patovicas” de SUTCAPRA, contratados por estos últimos.

Sin la presencia del Rector, ni del Vicerrector, la ilegítima Asamblea sesionó con un quórum mínimo, y en un trámite “express”, de tan sólo seis minutos, aprobó a mano alzada, sobre tablas y en paquete el proyecto oficialista de Juri, que concentra el poder político de la UNC en las 4 Facultades más conservadoras, profesionalistas y reaccionarias; y que le da ingreso al Consejo Superior a los empresarios y las corporaciones, a través del Consejo Social Consultivo, designado discrecionalmente por el Rectorado. Este vergonzoso hecho por parte de la derecha universitaria constituye una mancha imborrable y una afrenta a la Reforma del 18 y al proceso combativo del Cordobazo y los años70’ y 71’.     Como estudiantes comprometidos seguiremos luchando por construir una Universidad cada vez más inclusiva, popular y al servicio de las causas de los humildes, del Pueblo y para la Liberación Nacional. Una Universidad de todos y para todos. Como nos enseñaron Víctor Hugo Paciaroni y los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos. ¡Aquí no se rinde nadie!

EMI STORANI

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.