Documentos

(1996) Estudiar, trabajar y luchar

Los militantes de TUPAC en la Universidad luchamos por una educación científica, teórico-práctica, al servicio del pueblo. No vemos como antagónico el estudio y la militancia política. Si estamos en determinada facultad es porque tenemos esa vocación o, si elegimos equivocadamente, nos cambiaremos a otra. Pero en definitiva, si estamos en una facultad es para adquirir conocimientos y someter a crítica aquellos contenidos de la enseñanza que son erróneos y hasta reaccionarios.

Al estudiar, conocemos la facultad, los estudiantes, los docentes, etc. En suma, nos relacionamos con las masas y conocemos en concreto sus problemas. Por eso el militante de TUPAC, sin academicismos, tiene que estudiar a la par de sus compañeros.

Al estudiar nos preparamos como futuros profesionales al servicio de los oprimidos y explotados. Los trabajadores necesitan abogados, médicos, periodistas, sociólogos, etc, que los ayuden en la lucha de clases. No sólo la revolución precisa de los intelectuales revolucionarios, que ligan la ciencia con las masas, mal que les pese a los populistas. Incluso los movimientos por reformas, por reivindicaciones inmediatas, demandan de aquellos profesionales para enfrentar a las patronales, el gobierno y la represión policial.

A su vez los compañeros de TUPAC tienen que esforzarse por conseguir un trabajo, que le permita estudiar apoyándose en las propias fuerzas. O sea, que cuente con ayuda familiar pero que no sea un estudiante acomodado, que sepa ganarse la vida con su esfuerzo. Si es en un trabajo afín a su carrera, mejor. Pero ya sabemos del récord de desocupación de Menem-Cavallo, de modo que habrá que arremangarse en cualquier trabajo honrado para poder vivir.

No se trata sólo de un problema de sobrevivencia, o de dinero. Es también la forma de educarse en un modelo de vida, de estudio y trabajo, de teoría y práctica, etc. Además, en ese caso el estudiante se funde con el pueblo, depurándose de las concepciones elitistas o pequeño burguesas que pudieran influírlo.

En algunos casos puede ser que consiga un trabajo en fábrica, aún como obrero, técnico o empleado administrativo. Si es así puede combinar su militancia estudiantil con la gremial y política.

El tercer término de esta relación es la lucha. Los compañeros de TUPAC debemos luchar, para poder estudiar y para conseguir trabajo. El enemigo es el gobierno de los monopolios y banqueros representado por Menem, dócil frente al imperialismo y sobre todo al yanqui. Enemigos son también los aparatos represivos, que también actúan en la Universidad. Sin llegar a ese mismo rol represivo, al menos por ahora, también son enemigas nuestras las burocracias sindicales enquistadas también en CTERA, FATUN y Conadu, como la burocracia estudiantil de la Franja Morada, el menemismo y el Frepaso.

Cuando hablamos de la lucha, lo decimos en un sentido amplio: no sólo de lo que nos afecta directamente a nosotros. Como le pedía el Che a sus hijos en la carta de despedida, hay que ser solidarios y sentir que cualquier injusticia, cometida en cualquier parte del mundo, es un ataque a nosotros mismos.

Estudiar, trabajar y luchar, tal nuestra consigna hacia adentro y hacia afuera de TUPAC. ¿Con qué política universitaria?. Con la que planteamos en este mismo boletín, en el documento universitario nacional, más las tácticas concretas de cada universidad y facultad, que tendremos que elaborar los estudiantes de TUPAC con el aporte de docentes y amigos. En política queremos que la universidad aporte lo suyo a la rebelión popular que en 1993 planteó el Santiagazo y continuaron otras provincias. Frente a la Universidad shopping levantamos la Universidad para Servir al Pueblo. Frente al individualismo, la solidaridad. Frente a Menem, el Che Guevara. Frente a la dependencia, la Liberación Nacional y Social. Frente a la burocracia estudiantil y el reformismo, el Frente Estudiantil Revolucionario, con los que luchan por otra Universidad y otra sociedad.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.