Historia

Ayer y hoy, TUPAC sigue luchando

La agrupación universitaria TUPAC (Tendencia Universitaria Popular Antiimperialista y Combativa) nació en 1969 con Eduardo “Lelel” Horane y Jorge Montero como pioneros, fue por esos años el brazo estudiantil orientado por Vanguardia Comunista, hoy Partido de la Liberación. Creció al calor de la lucha de esos años hasta convertirse en una de las principales fuerzas de izquierda junto con el FAUDI (Frente de Agrupaciones Universitarias de Izquierda).

Además de la lucha por ligar la universidad a la problemática del pueblo, mayor presupuesto universitario, eliminación del ingreso restricto, expulsión de docentes vinculados con la dictaduras, nuestros militantes hacían realidad la unidad obrero estudiantil, ligándose a los conflicto de los trabajadores. Así la solidaridad y apoyo que llevaban a Sitrac-Sitram (experiencia de sindicatos clasistas), trabajando en el ingenio Ledesma en Jujuy como Jorge Weisz, o en los Ferroviarios de Villa María como Víctor Hugo Paciaroni, etc. Siempre bregando por unificar la lucha del pueblo y volverla una, transformarla en la herramienta de liberación.

Luego de tantos años y con la sangrienta dictadura de 1976, nuestra agrupación sufrió la desaparición de muchos de sus hijos. Los casos de Jorge Weisz en Jujuy, Víctor Hugo Paciaroni en Córdoba, Raúl Kossoy en Filosofía de la UBA, Marcos Chueque en Mar del Plata, Guillermo Pedro Rubio en Tucumán, Patricia Oviedo en Buenos Aires, Eduardo “Lelel” Horane y Jorge Montero entre otros son parte de nuestra historia y buscamos homenajearla siguiendo su ejemplo de lucha y compromiso con la liberación de nuestro pueblo y de otros pueblos oprimidos.
Nuestra lucha se vincula con ese pasado y hoy impulsamos una universidad al servicio del pueblo, que potencie y fortalezca la producción científica y técnica propia, rompiendo lazos con las multinacionales que introducen sus intereses en nuestras facultades, buscando mayor vínculos con las empresas del estado y servicios públicos. Lo que nos suma a la lucha por re estatizar las empresas que se vendieron en los ´90.

Insistimos en la necesidad de la unidad obrero-estudiantil, rompiendo con la sectorización de la lucha, por que no concebimos a la universidad como una isla, sino una usina de debate y elaboración política vinculada con la del resto del pueblo.

MARCOS JAIME

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.