Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

Matan a “Fútbol para Todos”

Como es de público conocimiento, el gobierno de Mauricio Macri, en sintonía con los ajustes y el achicamiento del estado, pretende rescindir el contrato del Fútbol para Todos, que rige hasta 2019.

Esto genera la incertidumbre del inicio del fútbol en nuestro país, deporte popular por excelencia, ya que si no se logra concesionar los derechos televisivos, los clubes no recibirían el dinero de la televisación, y sobretodo los clubes chicos que militan en la Primera División y el Nacional B, quedarían en una situación económica y deportivamente complicada.

En los planes del gobierno está privatizar la televisación del  fútbol argentino y las empresas interesadas serian de capital norteamericano; la disputa está entre Fox/Turner, ESPN y Consor. Los derechos de la televisación rondan en los 3.500 millones y en Agosto empezaría la “TV PREMIUM”, que significa volver a codificar los partidos más importantes, dejando a los sectores vulnerables de la sociedad sin la posibilidad de, por ejemplo, ver un Boca-Ríver.

En el medio de votaciones empatadas en AFA, con el comité de regularización sin poder todavía realizar elecciones y cambiar el estatuto, la situación del fútbol argentino expresa la realidad económica y política de nuestro país. Navega por turbias aguas, donde no se puede visualizar el fondo ni hay perspectivas de tierra a la vista. Una vez más el pueblo y los clubes chicos son los que sufren estas situaciones, con planteles que no cobran, y los aumentos de los servicios junto con la inflación hacen resentir las débiles economías del ascenso argentino, torneos apasionantes y altamente competitivos, que necesitan del acompañamiento del estado para brindar una función social importantísima, que forja valores e incentiva el compañerismo y la solidaridad.

El estado debe acompañar a los clubes deportivos, apoyando e incentivando el deporte. Esperemos que esta situación no sea la antesala de la aparición de las “sociedades anónimas” como receta de la prosperidad institucional en los clubes. Las instituciones deben ser manejadas por sus socios y cumplir con las necesidades que la sociedad les demanda, ya conocemos las experiencias de Racing Club de Avellaneda, Villa Mitre de Bahía Blanca, Club Social y Deportivo Estación Quequén, víctimas de las privatizaciones de sus instituciones, que quedaron al borde de la quiebra y la desaparición.

Como una vez supo decir Maradona, el fútbol es el deporte más lindo y sano del mundo, a pesar de los Angelici, los Macri, los Grondona, los Moyano y demás yerbas. La pelota no se mancha. Los goles no se secuestran como en su momento los tuvo así el grupo Clarín y socios del cable.

LUCAS ROBERTO

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.