Liberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

Por el triunfo de los trabajadores de AGR-Clarín

Luego de un proceso de vaciamiento que el Grupo Clarín venía realizando, el 16 de enero se concretó el despido de los 380 trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses y el desvío hacia otras imprentas de todos los materiales que ahí se imprimían. Los trabajadores gráficos, que desde hacía meses venían denunciando estas medidas ilegales de la empresa, tomaron la planta en defensa de sus puestos laborales, exigiendo su reincorporación y puesta en marcha de sus habituales tareas.

Inmediatamente los accesos de la planta y alrededores fueron militarizados y al día siguiente fueron reprimidos los obreros de AGR, sus familiares y militantes que desde la puerta brindaban su apoyo a la importante lucha iniciada. El gobierno de Macri nuevamente ejercía como garante de las decisiones de los monopolios y en este caso uno de sus principales aliados, el Grupo Clarín. Las muestras de repudio llegaron desde todos lados y el apoyo a este conflicto se expandió aún más.

A esta represión se le respondió con contundencia el jueves 19 con un paro general de la Federación Gráfica Bonaerense y una movilización de más de 10.000 trabajadores y trabajadoras hacia el Ministerio de Trabajo exigiendo una conciliación obligatoria que obligue a la empresa de Magnetto a reincorporar a todos los despedidos y poner a funcionar la planta, por demás rentable. La movilización fue acompañada por ambas CTA, la Corriente Federal de Trabajadores y varias regionales de las CGT además de organizaciones políticas y sociales.

Estos despidos no son un hecho aislado, sino que son consecuencia de un plan económico que ha generado alrededor de 200.000 despidos en puestos en blanco desde diciembre de 2015 y que busca ahora imponer por las buenas o por las malas una flexibilización laboral que ataque los convenios colectivos y paritarias por rama para obligar a nuevas relaciones laborales fábrica por fábrica. Con los petroleros patagónicos lo hicieron con acuerdo de la conducción entreguista del burócrata Pereyra; en AGR por medio de los despidos y la represión.

El Ministerio de Trabajo mostró, igual que con la paritaria de los bancarios, que no sólo toma un rol a favor de los empresarios, sino que es el organismo encargado de dirigir esta avanzada anti obrera.

En este marco queda más en evidencia el rol nefasto del triunvirato de la CGT que durante todo el año pasado se negó a tomar las medidas de lucha contra los despidos y el plan económico que tanto daño a la industria nacional. Prefirió acordar con las cámaras monopólicas acuerdos que no se cumplirían antes que impulsar el paro general y poner en pie un plan de lucha contra el plan de ajuste. Prefirió negociar con Macri para sacar plata de las obras sociales antes que enfrentarlo y ponerle límites

Luego de la jornada nacional de lucha por AGR el pasado 9 de enero se reabrieron discusiones con el Ministerio de Trabajo con el objetivo de los trabajadores de obtener la reincorporación. Sabiendo que enfrente está el pulpo de Magnetto, que no tuvo escrúpulos de apropiarse de empresas por medio de la tortura. Se sabe que las discusiones no van a ser sencillas y que probablemente esta pelea sea larga.

Desde las Agrupaciones de Base Clasistas y el Partido de la Liberación hemos estado acompañando a los trabajadores en la planta y participado de la gran movilización del 19 de enero entre otras actividades. Impulsamos la solidaridad con los trabajadores de AGR en los frentes de masas donde estamos insertos y realizamos pintadas y actividades de propaganda. Seguiremos acompañando esta lucha, que demanda la unidad y no el sectarismo de algunas corrientes que antes, en el gobierno anterior, fueron a la cola de la burocracia. Así se impulsará desde las bases el paro general y plan de lucha para enfrentar al gobierno de la entrega, hambre, represión y negociados.

 

RUBÉN SCHAPOSNIK

Mostrar más

Ruben Schaposnik

Sapito empezó a militar en el PL en 2010. Trabaja en la Secretaria de DDHH de la Prov. de Bs, As; milita en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y es dirigente de la CTA de la Provincia de Buenos Aires. Hincha de Estudiantes y bilardista, Rubén forma parte además de las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) y del Comité Central del Partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.