Liberación - Órgano de PrensaNotas políticas

Cinismo de Macri en la Asamblea Legislativa

No fue la primera exposición de Mauricio Macri ante la Asamblea Legislativa. Y fue peor que el debut, porque habiendo tras 14 meses de gobierno había una realidad concreta imposible de disimular. Al menos el 10 de diciembre de 2015 el tipo contaba con la ingenuidad y expectativa de mucha gente que lo había votado.

Ahora Macri intentó tapar el sol con una mano, mintiendo en forma alevosa.

Por ejemplo, dijo que la economía va a crecer en forma significativa. Falso. El año pasado cerró con un PBI con un 2,5 por ciento negativo. Y el de este año tampoco arranca. El único dato positivo que citó fue que a raíz de obras en el aeropuerto de Tucumán había aumentado la exportación de arándonos un 58 por ciento.

De la inflación dijo que en el segundo semestre de 2016 daba anualizada la más baja desde 2008. Mentira. La inflación de ese año fue del 42 por ciento. Y la de este año, bajada fuerza de recesión brutal -donde el remedio es peor que la enfermedad- sería del 25 por ciento o 30, según los pronósticos.

Esas falsedades de la inflación se mostrarán en estos meses porque se anunciaron más aumentos de tarifas eléctricas, entre el 60 y 150 por ciento, y en abril viene otro tarifazo del gas. En palabras de Federico Sturzenegger, del BCRA, “vamos a tener un trimestre delicado en inflación”.

Y eso conduce a otro gran tema ignorado por Macri, o presentado al revés: el deterioro salarial. Si el año pasado los salarios habían perdido un 10 por ciento de su capacidad adquisitiva, el mismo no quiere ser recompensado por el gobierno. De allí su ofrecimiento del 18 por ciento de salarios a los docentes y estatales, en cuatro cuotas. Olvídense de la pérdida, miremos hacia adelante, dice el gran cínico. También en 2017 quiere estafar a los laburantes, porque ese 18 por ciento ofrecido, sin paritarias nacionales a los docentes, se quedará muy corto respecto a la inflación real.

 

MÁS MENTIRAS

Agrediendo a los docentes se le fue la mano. Aparte de mentir con que “hay que cuidar a los docentes”, frente a los reclamos de opositores sobre las amenazas sufridas por Roberto Baradel, de Suteba, Macri dijo: “no creo que Baradel necesite que lo cuiden”.  El sindicalista había recibido amenazas de muerte para él y su familia si no levantaba las huelgas. Con su ataque, el presidente se ubicó del lado de los grupos de tareas que amenazan…

Justificando los tarifazos, el orador dijo que había terminado con “una época de despilfarro y corrupción”. Meneaba la soga en casa del ahorcado, porque a las denuncias anteriores contra el acuerdo gobierno-familia Macri por el Correo, tildado de escandaloso por la fiscal Gabriela Boquin, ese 1 de marzo había sumado una nueva denuncia por la entrega de rutas a Avianca, sospechada de ser de los Macri como era MacAir. Y todo ello sin olvidar la denuncia del Consorcio Internacional de Periodistas que lo involucró en sociedades offshore, donde denuncias posteriores elevaron a 50 el número de esas empresas.

¿Y él hablaba de luchar contra la corrupción? Primero que aclare esas denuncias que tienen buena documentación y pruebas, y también pida la renuncia de su amigo y titular de AFI, Gustavo Arribas, acusado de recibir 600.000 dólares de coimas de Odebrecht.

Por supuesto que no se iba a privar de reivindicar que con su gobierno “se terminó el default” y el “cepo financiero”. Claro que pagando todo lo que pedían los fondos buitres de Paul Singer y el juez Thomas Griesa, y mediando una devaluación y nuevo endeudamiento tan grande como nunca antes en la historia.

La “pobreza cero” esta vez quedó para dentro de 20 años de crecimiento continuo, a diferencia de lo proclamado en la campaña, cuando fue uno de su triple eslogan favorito. Ahora habló de la obra pública y los planes de infraestructura, como el “plan Belgrano” para el noroeste, que no muestra signos de avance.

Esa zona del país sigue tan pobre como siempre, eso sí, con presos políticos como Milagro Sala en Jujuy. Habrá mayor exportación de arándanos desde Tucumán, porque lo que es la situación de las 40.000 familias yerbateras de Misiones y Corrientes, que cobran 3 pesos el kilo de hoja verde de yerba y se mueren de hambre, de eso no tenía idea. Tuvo que ir una diputada del FPV a dejarle una bolsita de yerba para que se enterara…

En otra descarada muestra de hipocresía, Macri dijo al final que toda la gente con la que habla le pide “no afloje presidente” y que por eso él no afloja y le pide a sus partidarios que “no aflojen”. En cierto modo pudo ser una muestra indirecta de que el presidente advierte que en sus propias filas hay flojeras, fruto de los fracasos, bochornos y crecimiento de la oposición popular a su gobierno. Hay duras peleas internas entre los CEOS y el ala política, entre Carrió y Jorge Macri y Durán Barba, con celos de los radicales por su postergación a último vagón de la fila, etc.

Al final Macri se fue aplaudido sólo por los suyos y los palcos con gente de la Sociedad Rural, Duhalde y Urtubey; saludando hacia la gente de la Plaza de los Dos Congresos donde no había nadie, sólo policías.

Pocas veces quedó más claro el plan de un gobierno de ricos y para ricos, queriendo engañar a todos, pero sin lograrlo. No se puede engañar a todos, todo el tiempo, es una frase “made in USA” que debería conocer.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.