Liberación - Órgano de PrensaOtras notasPortada

Enormes ganancias de bancos, sobre todo privados y extranjeros

A lo largo de 2016, los bancos obtuvieron una ganancia total de 74.560 millones de pesos. El informe del Banco Central muestra que ese año fue enormemente ventajoso para el sector financiero, pese a que los porcentajes de ganancias decrecieron en el último trimestre.

Una parte sustancial de estas grandes ganancias son resultado directo de las medidas económicas del gobierno. Por una parte, el Banco Central se endeudó emitiendo letras a tasas altísimas y a corto plazo, en lo que constituye un recurso ortodoxo para que haya menos plata circulando y así poner un freno a la inflación. El Banco que dirige Sturzenegger le asegura grandes ganancias a los bancos para que éstos presten menos plata -por ejemplo- a consumidores o a PyMEs que quieran invertir.

El informe sobre bancos que emite mensualmente el BCRA permite comprender las características de estas ganancias. Por un lado, el conjunto del sistema tuvo un crecimiento menor que otros años, pero esa circunstancia se debe a que el Banco Nación tuvo ganancias por debajo del conjunto. Las que tuvieron mejores resultados fueron la banca privada y extranjera.

Desde diciembre de 2015, al comienzo del gobierno de Macri, los bancos comenzaron a aumentar las operaciones con Lebacs (letras del Banco Central), por las cuales obtuvieron una ganancia del 50%. Además, por títulos colocados en los bancos, el lucro llegó a los 9.000 millones de pesos.

Otro indicador que mostró un crecimiento notable es el de atesoramiento en moneda extranjera, es decir, la compra de dólares para ahorro. Ese rubro alcanzó los niveles que tenía al comienzo de la crisis internacional comenzada en 2008.

En un contexto recesivo, en el que los asalariados han perdido sustancialmente poder adquisitivo en sus ingresos y en el que la caída del mercado interno arrastra a pequeños comerciantes y empresario, el sector financiero siguió con altos réditos.

Una muestra de los grandes beneficios los dieron los bancos Macro y Patagonia, que presentaron en febrero sus balances ante la Bolsa de Valores. En 2016 el Macro ganó $6.540 millones, mientras que la controlada por el Banco do Brasil se hizo con $3.269 millones.

A pesar de estos beneficios, Macri intervino en contra de los trabajadores del sector para frenar el acuerdo salarial que habían firmado con los bancos públicos y con los privados nacionales. La Asociación Bancaria de Sergio Palazzo había suscrito un acuerdo que contemplaba un incremento del 4% dese diciembre, más otros aumentos por un 19,5%, además de bonos adicionales. Esto perforaba el techo que el gobierno intenta imponer a las paritarias, por lo que sostuvo la posición de la banca extranjera de desconocer el acuerdo. Ante los fallos judiciales que ordenaron el cumplimiento de lo conveniado con el gremio, el Ministerio de Trabajo accionó ante la justicia para tratar de voltear los aumentos e inclusive -habiendo perdido ese round- atacó a los dos camaristas que habían fallado a favor de los trabajadores.

El gobierno mantuvo tasas de interés altas para evitar que el dinero circule, como receta para bajar la inflación; así se acentuó la recesión y se benefició a los bancos. Por otra parte, ante la caída de la recaudación de impuestos (por la quita de retenciones a los exportadores y mineras, y luego por la misma reducción de las actividades económicas), el macrismo toma cada vez más deuda, con nuevos beneficios a los bancos.

Este modelo no atrae las prometidas inversiones: tantas facilidades para el capital especulativo hace que sean los únicos que se acerquen a estas costas. La liberación de controles cambiarios y la eliminación del requisito de permanencia para fondos provenientes del exterior hicieron que lo más rentable sea poner dinero en el circuito financiero, prestarle al Estado, acumular dólares y sacarlos del país. Las ganancias que se fugan no salen del aire: surgen del deterioro de las condiciones de vida de los argentinos. ¡De allí nuestra consigna de estatizar la banca!

JORGE RAMÍREZ

Mostrar más

Jorge Ramírez

Jorge trabaja como docente universitario en la UNSa. Actualmente es el Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (ADIUNSa) y forma parte del Comité Regional del Partido de la Liberación en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.