Liberación - Órgano de PrensaNacionales

El discurso negacionista de Macri y el PRO-Cambiemos

El gobierno de Mauricio Macri y el PRO-Cambiemos no escatiman esfuerzos en negar el genocidio de la última dictadura militar-cívica. Esta práctica, siempre adoptada por la oligarquía fascista, cuela en los medios debates acerca de la “Teoría de los Dos Demonios”, de una “guerra sucia” con Montoneros y el ERP y, lo que es peor aún, el resurgir mediático de personajes lamentables como Cecilia Pando, Aldo Rico, y ahora la “joven” Victoria Villarruel, del CELTYV.

Varios funcionarios y el presidente han hecho controvertidas declaraciones con respecto al tema. En una entrevista televisiva Macri dijo: “No tengo idea si fueron 9 o 30 mil. Si son los que están anotados en un muro o son muchos más. Es una discusión que no tiene sentido (…) se vivió una tragedia, una guerra sucia”.

Por su parte, el ministro de Justicia Germán Garavano recibió los reclamos de los abogados defensores de los represores, a quienes les otorgan, cada día, más beneficios de prisión domicilaria. En otra oportunidad recibió a Cecilia Pando, conocida por su defensa fascista de los militares que participaron en genocidio e incluso del robo de bebés.

Hernán Lombardi, titular del Sistema de Federal de Medios y Contenidos Públicos, puso en Tecnópolis una muestra de Derechos Humanos en la cual se afirmaba que los desaparecidos eran menos de 9 mil. Sobre ese tema recomendamos el reportaje de Martín Kohan, quien argumenta muy bien que eran 30.000 (http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/03/27/argentina-por-que-los-desaparecidos-son-30-000-la-mejor-explicacion/)

El gobierno es coherente con su ideología, pues no sólo pone en práctica políticas neoliberales, sino que acompaña las mismas con un aparato comunicacional y discursivo propio de lo que representa: la parte cívica (empresarial, judicial, y también eclesiástica) de la dictadura. Este último 24 de marzo el bloque de diputados de Cambiemos posó con una bandera que decía “Nunca más a los negocios con los Derechos Humanos”. Además, acorde a los tiempos que corren, militares como los carapintadas volvieron a participar de los actos patrios (en julio pasado, en Tucumán, donde se reivindicó el “Operativo Independencia” y en CABA, con la presencia de Aldo Rico).

Todo esto tienen como objetivo negar una y otra vez que hubo Terrorismo de Estado, con un plan sistemático de aniquilamiento y robo de bebés, que se cobró la vida de miles de militantes, en el que se secuestró, torturó y violaron compañeras y por el cual siguen 400 compatriotas nacidos en cautiverio y con identidades cambiadas. A fuerza de un relato ya conocido, pretenden borrar la memoria, poner como verdugos a nuestros mártires, y acabar con la justicia.

De todas formas, y como se demostró en todo el país el 24 de Marzo, de este lado hay un Pueblo movilizado y con memoria, que nunca olvidará a sus caídos. Ese Pueblo no va a permitir que se borre de la historia el ejemplo y la lucha de hombres y mujeres como Roberto Cristina, Elías Semán, Víctor Hugo Paciaroni, Beatriz Perosio, Angela Auad y tantos compañeros de organizaciones populares, marxistas y peronistas. Se les va complicar borrar la historia, porque ningún monopolio de la (des) información como Clarín podrá quitar de nuestro horizonte el sueño que movilizó a la Generación del ’70, de una Patria Liberada, justa y socialista. Y no podrán separar la lucha por los derechos humanos ante ese genocidio y la defensa de los derechos humanos hoy, cuando se reprime a los docentes y se mantiene presa a Milagro Sala.

 RAQUEL ESPÍN

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.