Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

El PL volantea en las fábricas

La tarde de los primeros días de mayo pueden ser los últimos de calor en Córdoba. La temperatura baja pero no tanto como el poder adquisitivo; las lluvias vuelven, pero no con la intensidad de los tarifazos. El ajuste está a la orden del día con Macri. Y las empresas, sabiendo que gobierna uno de los suyos, arremete contra los trabajadores.

Los jerarcas de Volkswagen citaron a los compañeros de la agrupación La Tuerca. En la habitación había una mesa de comidas y el gesto de los gerentes era de lo más ameno. Aquello era una nueva escenificación de lo que la derecha en el poder entiende como diálogo “Ustedes no son trabajadores: son colaboradores”. Los jerarcas querían convencerlos de pasar al sistema de 6 horas, donde no hay tiempo de comer ni de ir al baño. En cuanto los obreros les dijeron que no volvieron las suspensiones en tramos de 30 días, con un salario del 70 por ciento, y encima el acuerdo fue rubricado por los burócratas –que es decir poco- del SMATA.  ¡Y ahí nomás vinieron los consecuentes cortes del camino San Carlos como medio de lucha de los trabajadores!

El Partido de la Liberación, además de participar de las acciones como corte de la avenida Circunvalación, mostrar apoyo a los miembros de La Tuerca y concurrir al locrazo organizado por ellos, realizó volanteadas en las puertas de Volkswagen como así también de Fadea (Fábrica de Aviones).

Vale rescatar la buena disposición de los compañeros de recibir los volantes, agradecer por el saludo y quedarse a intercambiar algunas palabras mientras el semáforo se mantiene en rojo. No se puede decir lo mismo de los agentes de seguridad que custodian las salidas de ambas fábricas, en especial de Fadea. La seguridad privada observa de reojo con las radios bien pegada al cuerpo el movimiento de la volanteada. Cuando no se encuentran revisando las mochilas de los trabajadores que se retiran de a pie, se dirigen a trompicones y con semblante rígido hasta la entrada para dar alguna reprimenda a quienes volantean, para luego dar media vuelta y seguir con gesto adusto revisando al próximo bolso de trabajador que se acerca.

Los compañeros se retiraban con un volante de las Agrupaciones de Base Clasista ¡que llama a más lucha obrera y popular para avanzar juntos hacia el Argentinazo y frenar la entrega del país!

La falta de conciencia y solidaridad de clase de algunos trabajadores es una de las facetas del capitalismo que impulsa la actitud individualista, así como la flexibilización y precarización laboral. El PL emprende la labor de contactar a los trabajadores y estar junto a ellos en la lucha. Las volanteadas en las fábricas son necesarias para despertar esa solidaridad en los compañeros. El hoy es duro y se vienen días peores. Se requerirá conciencia, conflicto y coraje.

 

FABIÁN BEFRUT

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.