Liberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

Escandalosa fuga de capitales

El gobierno toma cada vez más deuda, comprometiendo al país; pero no para promover nuestra economía, sino para cubrir gastos corrientes y para financiar la fuga de capitales.

El Observatorio de la Deuda Externa de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) reveló que casi el 40% de la deuda contraída en los primeros tres meses se terminó yendo mediante fuga de capitales.

La fuga se viabiliza principalmente por la compra particular de dólares para guardarlos (“atesoramiento”, en términos del Banco Central), para turismo o para sacarlos del país, ya sea como envío de ganancias a las casas matrices de transnacionales que operan en Argentina o para sumarlos a los múltiples y opacos destinos financieros en cuentas offshore.

El año pasado se fugaron más de 23.000 millones de dólares, en tanto la deuda emitida superó los 48.000 millones. Durante el mismo lapso, la fuga creció en un 72% respecto del último año del gobierno kirchnerista, lo que evidencia que la sujeción a los dictados del mercado no sirve para que éstos sean condescendientes con los países ni con los pueblos.

Este año la tendencia tiende a profundizarse: en sólo 3 meses se fueron 8.000 millones; si se mantiene el ritmo -y no hay argumentos como para pensar en un freno a corto plazo- la fuga superaría los 30.000 millones en el año.

El dólar barato respecto de los precios de los bienes nacionales, las tasas altas y la posibilidad de girar al exterior sin trabas conforma un esquema que alienta la salida de capitales. Hoy un “inversor” puede traer sus dólares, cambiarlos por pesos, ponerlos en algún instrumento financiero (plazo fijo, Lebac, etc.) y poco tiempo después obtendría una ganancia por encima de la inflación, que podría cambiar nuevamente a dólares para luego llevárselos del país.

Si los dólares que vienen y se van se originan en algún delito, no tiene importancia: para eso el gobierno colonizó a la Unidad de Información Financiera, organismo que debería prevenir y controlar el lavado de dinero. Allí ubicó a María Eugenia Talerico, abogada del HSBC, banco denunciado acá y en otros países por lavado; y a Mariano Federici, un letrado que trabajó en el Fondo Monetario Internacional y en un bufete dedicado a defender… a lavadores de dinero

La lógica capitalista se centra en la búsqueda de ganancias; si estas pueden conseguirse a corto plazo y son altas, mucho mejor. Por eso el dinero sólo viene para aprovechar la “bicicleta financiera”, y no para desarrollos productivos.

La fuga también tiene un componente más masivo: en las zonas de frontera es conveniente realizar compras en los países vecinos, lo que -según Clarín- implicó que en los dos primeros meses del año se fueran 2.163 millones de dólares.

El gobierno sostiene que sus medidas favorecen la inversión. En su discurso, las restricciones para las operaciones con dólares (el llamado “cepo”), las limitaciones para la salida de capitales del país, los altos sueldos y los derechos de los trabajadores, constituyen en conjunto “rigideces” que desalientan la inversión. Sin embargo, con todo lo que el gobierno atacó en esos temas, los datos demuestran que no han conseguido avances en ese sentido.

Un aspecto resume los resultados de estas políticas: en 2016 ingresaron inversiones por 2.523 millones de dólares, y se enviaron ganancias al exterior por 2.996 millones de dólares: es decir que, en conjunto, las empresas extranjeras se llevaron más ganancias que lo que trajeron en el año.

Ahora bien, si la plata que viene por préstamos se va -al menos en gran parte- de nuevo al exterior, y si además llegan fondos que se vuelven a ir pero aumentados… ¿quién está pagando la diferencia?  Pues, la gran mayoría del pueblo argentino, que costea este festival pagando cada vez más caros los bienes, servicios y tarifas, con más deuda y más intereses. Los sueldos pueden comprar cada vez menos.

El cóctel de endeudamiento y fuga achica la economía y descarga el costo sobre la gran mayoría de los argentinos. De allí la importancia de impulsar la nacionalización de la banca y tener un control estatal sobre el comercio exterior.

JORGE RAMÍREZ

Mostrar más

Jorge Ramírez

Jorge trabaja como docente universitario en la UNSa. Actualmente es el Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (ADIUNSa) y forma parte del Comité Regional del Partido de la Liberación en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.