InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

Palestina: huelga de hambre por la Dignidad y la Libertad

Desde el 17 de abril, 1500 presos políticos palestinos están sosteniendo una huelga de hambre en demanda de un pliego de 41 puntos reivindicativos básicos. Estos son tan mínimos y humanos como recibir tratamiento médico en las prisiones sin tener que pagárselo los propios prisioneros al estado; recibir visitas de familiares de primer grado con mayor frecuencia (hoy es de media hora mensual); acceder a teléfono público; fin del castigo de aislamiento y fin de las detenciones “administrativas”.

La fecha elegida no es casual, ya que ese día es considerado el Día del Preso Político Palestino. Y durante los 69 años han sido muchos los presos y los muertos. Desde la segunda Intifada (levantamiento de las piedras contra la ocupación colonialista de Israel) iniciada en septiembre de 2002, han sido detenidos 100.000 palestinos y palestinas, siendo entre ellos 1.500 las mujeres y 70 los parlamentarios. Hasta el 13 de abril, el gobierno sionista de ocupación mantiene a 6.500 prisioneros (57 mujeres y 13 niñas). Los niños, suman 300. Esto, porque la reforma de la ley de imputabilidad estableció que los doce años es una edad donde ya pueden ser puestos los pequeños frente a un tribunal militar y recibir condena de prisión.

Son 13 los parlamentarios encarcelados y 500 bajo el régimen de “detención administrativa”, o sea, sin juicio, sin acusación formal, sin condena, pero presos. Desde el comienzo de Al Nakba han sido detenidos 840.000 palestinos por luchar por la libertad. La población palestina es de 4 millones, quiere decir que el 20%, al menos 1 de cada familia ha sufrido prisión. Aproximadamente el 40% del total de la población masculina estuvo encarcelada.

Marwan Barghouti, parlamentario de Al Fatah encabeza la huelga luego de más de 15 años preso. También hay máximos dirigentes del FDLP, FPLP, Hamas, Yihad Islámica y del Partido del Pueblo.

La Union Europea ha advertido al gobierno nazi-sionista de Netanyahu que los presos políticos están protegidos por la Cuarta Convención de Ginebra y bajo el derecho internacional. El gobierno de la ocupación ha debido ensamblar hospitales dentro de las cárceles, ya que los médicos israelíes no han aceptado alimentar en forma forzada a los prisioneros; medida que deriva en enormes incapacidades, sufrimiento y la muerte en muchas ocasiones. El derecho a huelga de hambre está consagrado por la ONU.

La huelga “a muerte” ha sido un método de lucha muy utilizado por los presos políticos en pos de condiciones de detención dignas o con la exigencia de la libertad. La más extensa fue en los principios de los ’90 de los militantes del PCE (r) y los GRAPO en España, que le costaría la vida a José Manuel Sevillano el 25/5/1990 tras 177 de huelga con alimentación forzosa. Una huelga que el colectivo de presos y presas sostuvo durante 435 días. También los presos del IRA en los ’80. Gorriarán Merlo y los compañeros del MTP, acá.

Las huelgas “secas” o “a tumba abierta” a menudo terminan con la muerte de presos o con un deterioro irreversible de sus organismos. Nosotros queremos a los compañeros vivos, sanos y peleando desde el lugar en que la lucha los ha colocado, como en las cárceles israelitas.

El PL se concentrará el 17 de mayo junto al Comité de Solidaridad con el Pueblo Palestino y otras organizaciones en la Embajada de Israel en CABA, reclamando el cese del martirio en las cárceles israelíes y por el cumplimiento de los 41 puntos del petitorio del Colectivo de Presos y Presas Palestinos.

MIGUEL DELGADO

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.