Otras notas

Pésame por la muerte de Patricio Echegaray

Después de una larga y penosa enfermedad murió el presidente del Partido Comunista Argentino, Patricio Echegaray, exsecretario general del mismo. Su desaparición física motivó mucho dolor en la militancia de ese partido y en otras organizaciones del campo popular, dentro y fuera del país, donde el dirigente era muy conocido y apreciado.

El Partido de la Liberación (PL) expresó ese mismo día sus condolencias por el fallecimiento a los dirigentes y militantes del PCA, porque lo valorábamos a Patricio como un miembro destacado del campo popular y de la izquierda, en términos amplios.

De allí nuestro respetuoso saludo por parte del secretario general Sergio Ortiz y de nuestros militantes de las regionales, que los hicieron llegar a los dirigentes y militancia del PCA.
Por eso mismo no compartimos las desagradables muestras de sectarismo e irrespeto en que incurrieron dirigentes del trotskismo, caso de Jorge Altamira, un viejo provocador en esta y otras materias. Se trata de una nueva confirmación de que esa, la del PO-FIT, es una corriente política degenerada del marxismo, generalmente funcional al imperialismo y la derecha. El mismo que brindó con champagne con Chiche Gelblung sin empacho, no pudo mantener un respetuoso silencio ante la muerte de un militante popular.

Cuando alguien del campo popular muere no es momento de hacer polémicas. En todo caso, en otra ocasión y en forma respetuosa, con documentación y valorando todos los elementos de cada época concreta de que se analice, se pueden dar esos debates. Son bien conocidas las diferencias que nuestro Partido tuvo con la dirección del PCA, sobre todo alrededor del golpe de 1976, pero por lo dicho antes no es el momento para esa discusión. 

Y además, cuando se traten esas diferencias profundas, también dejaremos constancia de la valoración positiva que tuvimos y tenemos del cambio que inspiró Echegaray desde el XVI Congreso de su organización, desde 1985 en adelante, tratando de corregir aquellas graves falencias.

Ahora, en cambio, es momento de unir fuerzas para impulsar un Frente Antiimperialista Popular, entre el PCA, el PL y corrientes del nacionalismo popular en sus diferentes afluentes, para luchar contra el gobierno de Macri y los monopolios, y en solidaridad con Cuba y Venezuela. Quizás eso hubiera sido su mayor deseo y podemos y debemos honrarlo, sin hacer seguidismo de la política reformista de la gran burguesía nacional.

 

SECRETARIADO NACIONAL DEL PL

11 de agosto de 2017

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.