Sindical

El 22 a todas las plazas y que se venga el segundo paro general

En un marco político y económico adverso para el conjunto de la clase trabajadora argentina, la triple conducción de la Confederación General del Trabajo sigue reculando. Los resultados de las PASO son usados de excusa por el triunvirato y el sector conciliador de la CGT. Plantean que luego de un escenario nacional donde Cambiemos fue la fuerza más votada no habría espacio para un nuevo paro general y dudan en sostener la marcha prevista para el 22 de agosto.

El gobierno de Macri prepara el terreno para avanzar contra las leyes laborales al estilo de Temer en Brasil, pretende darle un golpe mortal al sistema previsional argentino y un desguace del Estado que dejaría a miles de trabajadores sin su puesto laboral. Además, afectaría el funcionamiento de muchas áreas sociales, científicas y técnicas que funcionan sosteniendo los derechos de amplios sectores populares.

Con ese horizonte, gobierno nacional y empresarios siguen con un libreto que en lo inmediato se expresa en la continuidad de los despidos y suspensiones que afectan a miles y miles de trabajadores y golpean duramente las economías de distintas regiones. Como parte del mismo cuadro el gobierno y sus Ceos avanzan contra las paritarias y buscan imponer pautas lo más bajas posibles.

A esto hay que sumarle una nueva escalada inflacionaria que golpea los bolsillos de los trabajadores y de las familias populares empujando a más sectores a la pobreza e indigencia. Esta escalada, empujada por la suba del dólar, da por tierra lo que ya sabíamos: la pauta de inflación del 18% que fijó el gobierno macrista sólo era para ponerle un techo realmente bajo a los aumentos salariales de 2017.

Nosotros no tenemos ninguna duda, ni la teníamos antes de las PASO: hay que ganar las calles y plazas del país contra este gobierno de la entrega, hambre y represión. Hay que movilizar el 22 en todo el país, rebalsando la Plaza de Mayo de reclamos obreros y populares, hay que definir en breve un nuevo paro general y poner en pie un plan de lucha para enfrentar los nuevos ajustes que están en la agenda oficial.

No hay tiempo para especular sobre análisis de resultados electorales que viejos burócratas utilizan para sostener sus posiciones conciliadoras con el poder. Si el Triunvirato de la CGT no se anima a marchar contra Macri hay que pasarlos por arriba y movilizar de todas maneras. Hay que unificar en este sentido con ambas CTA, con la Corriente Federal de Trabajadores, con los gremios y regionales de CGT que no acaten las órdenes de los triunviros, con las organizaciones sociales de desocupados, estudiantiles, de DDHH y demás sectores que estén dispuestos a enfrentar los planes de los Ceos.

La Plaza de Mayo debe ser el punto fundamental para que decenas y decenas de miles de trabajadores, con sus organizaciones y dirigentes (o sin ellos), definan un plan de lucha que debe incluir el segundo paro general contra Macri y distintas acciones nacionales y regionales para ampliar y fortalecer esta lucha. Si Clarín, Durán Barba o los trolls de Marcos Peña quieren difamar estas propuestas y acciones porque se dan en un contexto de campaña electoral hay que ser bien claros: a los trabajadores nos conviene que a ellos les vaya mal en Octubre y en defensa propia hay que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que esto sea así.

Desde el Partido de la Liberación y nuestras Agrupaciones de Base Clasistas nos proponemos aportar en este camino. Defendiendo los derechos laborales, nuestra soberanía nacional, por mejores condiciones de vida para nuestro Pueblo, contra el desguace del Estado, contra las represiones a los sectores populares, por la aparición con vida de Santiago Maldonado y la libertad de Milagro Sala. No hay tiempo para especular, hay que avanzar unidos, con decisión y con fuerza, desde abajo.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.