InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

Ejercicios militares en la Amazonia brasileña

Desde que la noticia se dio a conocer, no hubo lugar para sutilezas: los marines de Estados Unidos, la fuerza de choque e invasión más despiadada de la historia moderna apoya su bota manchada con sangre de pueblo en nuestra América. Y lo hacen en el corazón mismo de una tierra rica y prodigiosa, la Amazonia.

Los ejercicios militares se llevarán a cabo durante noviembre tomando como base la ciudad brasileña de Tabatinga en la triple frontera con Perú y Ecuador. Una zona sensible, pues según el portal ruso Sputnik «existe la posibilidad de una intervención norteamericana en Venezuela a través de Perú.» De tal manera Perú pasó a ser la base militar de EE UU debido a su importancia como “núcleo que vincula a la Cuenca del Plata con la Amazonia y el Orinoco”. En Perú entran por día unos 112 marines norteamericanos.

El imperio yanqui ha considerado a nuestra región históricamente como su “patio trasero”, programando bloqueos, invasiones e injerencias para apoyar golpes de estados militares y gobiernos afines. La historia es larga, perversa y trágica, pero actualmente de acuerdo al Departamento de Defensa de EE UU (Pentágono), el Comando Sur es responsable de operaciones multinacionales con 31 países de Sudamérica y Centroamérica. Y este aumento en la injerencia no es casual, ya que desde el avance de la derecha en los últimos años la región atraviesa una situación bastante caótica y de poca claridad con lo que está sucediendo, oportunidad que deja a la administración Trump una ventana para fortalecer sus intereses en nuestra América.

En Brasil muchos sectores no están conformes ni mucho menos, así como en toda América. En particular los compañeros que llevamos LIBERACIÓN como herramienta de lectura y conocimiento debemos estar al tanto y alertas. Compartimos el sentimiento de que invitar a las Fuerzas Armadas de EE UU para hacer ejercicios conjuntos con nuestras Fuerzas Armadas de la patria grande de Bolívar y de San Martín, en la Amazonia, es como un crimen de lesa patria. Enseñar al enemigo cómo combatir en la selva amazónica es alta traición y los responsables de esta injuria a la bandera de nuestra América deberían rendir cuentas ante los pueblos libres por tremendo acto de cipayaje.

El imperio acecha por todos los flancos abiertos en la región. La principal empresa brasileña de defensa, Embraer, cerró un acuerdo en abril con la estadounidense Rockwell Collins en el área aeroespacial y el Comando de Ingeniería, Desarrollo e Investigación del Ejército de EE UU abrió una oficina en Sao Paulo, para profundizar en las relaciones de investigación e innovación de tecnologías de defensa. En abril el Ministerio de Defensa de Brasil anunció que está desarrollando un “proyecto de defensa” conjunto con EEUU.

 

MACRI TAMBIÉN QUIERE

Ahora el nuevo Gobierno de Brasil invita a los ejercicios «AmazonLog» tanto al Comando Sur como a la Junta Interamericana de Defensa -que pertenece a la OEA- en momentos críticos en que la región necesita establecer distancias con Washington y afirmar su identidad.

El Imperio es EE UU, pero también las empresas canadienses y en este caso vale mencionar a la ex petrolera Pacífica ahora llamada Frontera Energy Corp. Su CEO Barry Larson estableció el centro de mandos en Bogotá luego del cambio de nombre (todo en 2017) con la idea de ampliar su explotación de los pozos de la zona del Amazonia. La corporación busca «una exploración y producción de bajo costo y construir relaciones con los gobiernos y comunidades.» Pues bien, a menos de 80 kilómetros de la zona en donde se realizarán los ejercicios militares (también participará Canadá) en Perú, los miembros de las comunidades indígenas Achuar afirman que han tomado control de 50 pozos de petróleo explotados por la empresa canadiense en la Amazonia. Los indígenas afirman que tomaron el control de los pozos y de una planta eléctrica y varios tanques de petróleo en protesta por el hecho de que el gobierno no los haya consultado sobre los proyectos extractivos y todo esto en agosto, y algo similar ha ocurrido con la misma comunidad luego de la XI Ronda del Petróleo en Ecuador.

Desde LIBERACIÓN repudiamos la realización de esta clase de cooperaciones que en terminan siendo una entrega de soberanía de los pueblos del Sur a los intereses de las grandes transnacionales de energía del Norte mediante el uso de la fuerza del complejo industrial-militar del imperio yanqui. Como es obvio, Macri quiere que pronto militares argentinos participen de esos ejercicios.

RUTH GONZÁLEZ

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.