Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

¿Violencia de género por parte de trotskistas?

Comunicados en las redes sociales denunciaron reiteradas prácticas violentas y machistas por parte de militantes y dirigentes del PO y el MST, denuncias por abuso sexual, por violaciones y violencia de género. Lo que provocó un descargo desde esos partidos desamparando a las víctimas y beneficiando a los abusadores.

Esta vez se hizo público en los partidos trotskistas, pero todos sabemos que la violencia de género está en muchas partes. No duele más la violación en cualquiera de sus formas de violencia de género si se da en el marco de un partido político. Lo que daña mucho más es el encubrimiento de estos varones violentos ya sea por parte de la dirigencia o de sus militantes, porque sigue facilitando y perpetuando estas prácticas “avalando” la impunidad con la que se manejan con sus parejas o con otras militantes exponiéndolas a riesgo. Más aún si se milita en una organización revolucionaria, que no es el caso de esas organizaciones, son incompatibles ambas conductas.

Deberíamos todos estar a la altura de ser consecuentes con la sociedad que soñamos y luchamos, porque no estamos al margen de las relaciones capitalistas dependientes y patriarcales en las que nacimos. Por eso, TODOS debemos auto educarnos revisando y cuestionando dichos mandatos, revisando no solo la violencia sexual, psicológica y simbólica, sino la discriminación laboral, social, política, familiar.

En el caso del MST expulsaron a sus compañeras denunciantes, tratándolas de mentirosas, anunciando que tales acusaciones de las víctimas son “funcionales a la derecha” y que están influenciadas por otros partidos de izquierda. Con estas argumentaciones protegieron a los militantes y dirigentes agresores.

El trotskismo es una corriente político-ideológica oportunista, pequeño burguesa y ajena al marxismo leninismo, por eso no pueden construir un partido fortalecido en la moral revolucionaria.  La historia ha demostrado que el trotskismo es anti revolucionario por lo tanto no se puede esperar que de él surja el hombre nuevo. Pero en la Argentina mucha gente lo visualiza como si fuera “la izquierda”.

En 1966 Fidel Castro acusó al trotskismo de ser “instrumento vulgar del imperialismo y de la reacción”. Por ello expresamos nuestras diferencias con el trotskismo repudiando ahora estas acciones que lejos están de construir un futuro más igualitario para todas/os.

Tenemos una herramienta a partir del movimiento #niunamenos, que concluyó con más de 70.000 mujeres en el 32° ENM en Chaco, donde participamos. Más organizadas y fortalecidas sabiendo que la lucha contra toda erradicación de la violencia se dará con nuestros camaradas marchando al lado nuestro, ni delante ni detrás, al lado nuestro.

Vivimos en una sociedad que desde tiempos inmemoriales ha sido y sigue siendo machista y patriarcal donde se naturaliza todo tipo de violencia contra la mujer. Si eso afectara a nuestros camaradas, ellos deberán poner la cara y afrontar las sanciones que el partido les imponga. Este método es totalmente opuesto al de la justicia burguesa basada en la doble moral y de sus intereses de clase.

El Partido de la Liberación tiene como muy importante el combatir el machismo y el patriarcado dentro de sus filas y de nuestra clase trabajadora para que los compañeros no tengan privilegios por sobre las compañeras y peleen mancomunadamente contra todo tipo de explotación y opresión hacia los/as trabajadores/as.

TERE DEL VALLE Y SABINA GARCÍA

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.