Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

La Naranja quiere cuentas claras en el CISPREN

En la campaña electoral del Cispren (Sindicato de Prensa de Córdoba), la Lista Naranja fue muy crítica de la desastrosa situación político-gremial y económica en la que se encuentra la organización sindical, con la responsabilidad que le cabe a la conducción actual, que volvió a ganar en noviembre del año pasado.

A la falta de participación y escasa afiliación, se le suma la quiebra de la Obra Social, que otrora fuera una de las mejores de Córdoba y hoy no puede prestar servicios mínimos a sus afiliados.

Consecuentes con esa posición, concurrimos a la Asamblea Ordinaria para tratar la Memoria y Balance, realizada el día 25 de enero, para escuchar las explicaciones de la actual conducción, que prometió la recuperación del sindicato y la obra social. Y también para plantear nuestras opiniones y propuestas.

La primera irregularidad fue que el Balance y la Memoria no estaban a disposición de los afiliados, por lo que mal se podían debatir y aprobar esos documentos. El día 22 de enero, ante el requerimiento de la compañera Irina Santesteban, quien fuera candidata a secretaria adjunta de la Lista Naranja, el propio tesorero de la recientemente electa conducción reconoció que esos documentos no estaban listos.

Por ello, es que el día antes de la asamblea, Irina presentó una nota en el Ministerio de Trabajo para que se tome conocimiento de esa irregularidad y ante la eventualidad de tener que impugnar la asamblea. También elevó nota a la Comisión Directiva pidiendo se suspenda la convocatoria y se pase para otra fecha en la que todos los afiliados tengamos el Balance y la Memoria, para luego poder analizarlos y aprobarlos o no.

El día antes de la asamblea ordinaria, nos habíamos enterado que también se había convocado a extraordinaria, a continuación de la anterior, para vender 4 inmuebles de propiedad del sindicato (2 departamentos y 2 locales). La convocatoria, realizada el 9 de enero por la conducción para ser tratada el 25 de enero, época de vacaciones, habla ya de la falta de voluntad de promover la participación de los afiliados en decisiones tan importantes para el futuro de la organización gremial.

La asamblea contó con una escasa concurrencia: 20 afiliados, incluidos los miembros de la conducción. El ex secretario general y actual vocal, Guido Dreyzik, propuso pasar a cuarto intermedio para el día 9 de marzo, y desde la Agrupación Naranja apoyamos esa moción remarcando la irregularidad de no haber contado con la Memoria y Balance que se iban a analizar en la asamblea, violando disposiciones de la ley de asociaciones sindicales y el estatuto del Cispren. Supuestamente con posterioridad hicieron la mini asamblea extraordinaria para aprobar la venta de los cuatro inmuebles (¿la próxima venta será de la casona de Carlos Paz?). Lamentable.

CORRESPONSAL

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.