Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Macri quiere pisotear a los docentes

El gobierno de Macri y Cambiemos está decidido a quebrar la resistencia de los trabajadores y crear condiciones para que estos pierdan derechos y beneficios. Lo que sucede en el ámbito docente es parte de este cuadro general, que afecta a trabajadores estatales y privados.

En diciembre del año pasado Macri firmó un decreto que no sólo anula la Paritaria Nacional Docente en términos de discusión salarial, sino que además reduce el peso específico en esa discusión del sindicato docente más importante del país, la CTERA. La Paritaria Docente no sólo fija un piso nacional desde el cual luego las provincias negocian, sino que, junto con la Ley de Financiamiento Educativo, permitía a las provincias hacer frente a esos aumentos, en una forma de achicar la brecha entre un docente de CABA y otro, por ejemplo, de Formosa. Se mitigaban así, en parte, los desastres que implicó la provincialización de la Ley Federal de Educación del menemato.

El gobierno quiere ponerle un techo a los salarios del 15% o menos, lo que claramente deja a éstos a la cola de la inflación, que ya se avizoraba en el orden de los 20 puntos y que, con la escalada del dólar y los constantes tarifazos, seguramente será mayor. Lo quiere hacer además de manera autoritaria y unilateral.

Así, con el decreto nº 43 a cuestas, y a pesar de que el acuerdo firmado en 2017 indicaba que la paritaria para 2018 debía arrancar en noviembre del año pasado, recién en estos días el ministro Finochiaro convocó a una reunión donde no se iba a discutir salario, y sin invitar a SADOP, el principal sindicato de los docentes de escuelas privadas. CTERA, estatal y que ha sido aliada de SADOP en los distintos reclamos de los últimos tiempos, no asistió a la reunión. Si lo hicieron pequeños gremios como CEA, AMET y UDA. En ese contexto además se da la canalla campaña que lanzó la gobernadora Vidal, “invitando” a los docentes bonaerenses a desafiliarse de SUTEBA, gremio docente de la provincia e integrante importante de CTERA y CTA.

CTERA y SADOP ya han anunciado que participarán de la marcha del 21 de febrero y que en estas condiciones es difícil que arranquen las clases. Esta situación afecta a todas las provincias, porque aún en aquellas donde hay principio de acuerdo entre docentes y gobierno el conflicto nacional tendrá cola. Un caso es Córdoba, donde luego de la primera reunión Juan Monserrat, secretario general de UEPC, consideró que estarían cerca de firmar un acuerdo que, con “cláusula gatillo”, podría llegar al 20%.

El 28 de febrero se realizará el congreso de CTERA, donde se discutirán las medidas y el plan de lucha a seguir, no sólo pensando en el salario, tan importante, sino también en mecanismos de coerción que se pretenden imponer como el presentismo y el ítem aula, entre otros. Catena, el secretario de docentes de Tierra del Fuego ya anticipó a C5N que en esa provincia habrá un paro de 48 horas en vez de inicio de clases. Los compañeros docentes de las ABC debemos participar y fomentar asambleas, para discutir estos temas, defender nuestras condiciones de trabajo y una educación pública de calidad, al servicio del Pueblo.

 

RENÉ VÉLEZ

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.