Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

La COOPI, un ejemplo

La Cooperativa Integral de Carlos Paz (COOPI) fundada hace 55 años ante la ausencia del estado en la prestación del servicio de agua, sufre el tercer intento del estado municipal de quedarse con el servicio. En las dos primeras no pudo por incapacidad, en esta no le va a la zaga, pero además se encuentra con la férrea oposición del cuerpo social de la cooperativa (Consejo de Administración, Delegados y Trabajadores).

A este intento municipalizador (PRIVATIZADOR) lo encarna el intendente Esteban Avilés, un radical converso hoy socio del PRO y amigo del gobernador Schiaretti. Por ello nuestra lucha no es sólo local, sino contra guiños y apoyos provinciales y nacionales. Su discurso estatizador es una falacia que deja al descubierto su plan PRIVATIZADOR ya que no puede esgrimir un solo fundamento válido de orden técnico, administrativo, jurídico, legal y menos aún de calidad del servicio.

La agresión del intendente Avilés viene desde que era el presidente del Concejo de Representantes (2007), luego intendente en el 2011 y reelecto en el 2015. Primero intentó desfinanciarnos, nunca autorizó tarifas, nos quitó la recaudación del Rubro Obras, luego impidió que ejecutáramos obras y como no pudo derrotarnos, en el 2012, por ordenanza, nos confisca las acciones en la empresa Carlos Paz Gas (50% municipales y 50% cooperativas) y nos expulsa de la empresa. Se la ocupamos, dimos la lucha política y jurídica y NO NOS FUIMOS. A la fecha seguimos integrando la sociedad.

En año 2016, por decreto, resuelve quedarse con el servicio de agua. Respondimos ocupando la municipalidad, dimos batalla callejera y no entregamos el servicio.

En el 2017 nos quita el servicio de Cloacas, ocupamos la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, le dimos lucha callejera y judicial, tampoco le entregamos el servicio.

A fines de diciembre pasado, resuelve poner el 28 DE FEBRERO como fecha fatal para quedarse con el SERVICIO DE AGUA. Esta decisión nos instaló el temor cierto de la pérdida del servicio, la desaparición de la Cooperativa y la pérdida de los puestos de trabajo. Tampoco se la entregamos, ocupamos las plantas potabilizadoras y rodeamos la sede central con una jornada de lucha y solidaridad.

Defendemos la COOPI y los Servicios porque los trabajadores somos ambas cosas, somos el colectivo que potabilizamos, colocamos los caños, garantizamos la distribución y mantenimiento, atendemos los reclamos, medimos los consumos, actualizamos y cobramos sus facturas, administramos los recursos, estamos detrás de todo un servicio integral que sigue aportando a nuestra ciudad calidad de vida y salud.

Esta nueva amenaza lejos de amedrentarnos nos alentó a unirnos internamente para dar batalla. Si bien confiamos en nuestras propias fuerzas, apostamos a ampliar el frente de resistencia y confrontación y nos sumamos a la conformación de una Multisectorial, donde estamos “TODOS LOS SECTORES SOCIALES”, agredidos por el intendente, en “Defensa de las Instituciones Democráticas, Sociales y de los Servicios Públicos”.

A partir de allí se generalizó la resistencia política a las trasnochadas intenciones del intendente, con multitudinarias marchas callejeras, vecinales, autazo, actividades culturales y judiciales.

Seguiremos dando batalla y las libraremos con hidalguía, entre muchos y con confianza en los resultados. Es el único camino para revertir esta agresión que se alinea con el anti popular y anti obrero modelo macrista.

La movilización del 21F reafirma el camino, debemos ponerle propuestas de continuidad y profundización de estas acciones con un Paro General Activo y dotarla de una dirección honesta y combativa que garantice la aplicación de esas acciones.

 

MARIO DÍAZ, TRABAJADOR DE LA COOPI

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.