Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Marcha azucarera, ajuste y luchas en el noroeste

El 19 de febrero pasado se realizó una histórica caravana contra los despidos y los recortes de derechos de los trabajadores. La medida convocada por los sindicatos azucareros del Noroeste (trabajadores de los ingenios San Isidro, Ledesma, Río Grande, La Esperanza y San Martín del Tabacal) contó con el apoyo de la CTA Autónoma y la Multisectorial en Lucha de Salta.

La caravana salió desde Hipólito Yrigoyen, cerca de donde se ubica el El Tabacal, pasó por Libertador San Martín (Ledesma), San Pedro de Jujuy (La Esperanza) y llegó a Campo Santo (San Isidro), luego de un recorrido de más de 200 km. Desde esa localidad marcharon más de 6.000 personas durante unos 11 Km, hasta la vecina General Güemes. En todo el trayecto hubo expresiones de apoyo -y hasta de asombro- por parte de muchos pobladores.

Fueron detonantes de esta medida los despidos masivos en Tabacal, Ledesma y La Esperanza, y el cierre de San Isidro, decisiones que afectan en total a más de 1.000 trabajadores.

Aunque hay variantes en las situaciones (La Esperanza es estatal en vías de privatización, San Isidro decidió cerrar, Tabacal se queja de los impuestos), hay varios elementos comunes en esta embestida de las patronales: apuntan contra los activistas sindicales y pretenden presionar a los trabajadores para que acepten rebajar sueldos, condiciones de trabajo y otras conquistas laborales

El ingenio radicado cerca de Yrigoyen despidió a 181 trabajadores, de los cuales reconoce que 167 eran de planta. Entre ellos hay delegados sindicales y candidatos para las próximas elecciones gremiales. Por ley, la empresa no podría haber modificado las condiciones laborales de esos representantes o aspirantes, ya que están comprendidos en la tutela sindical.

El mismo ingenio, propiedad de la norteamericana Seaboard Corporation, tampoco cumplió con la Ley de Empleo 24.013, que establece que las empresas de más de 1.000 empleados (Tabacal tiene 1.700) deben iniciar un procedimiento preventivo de crisis antes de comunicar despidos o suspensiones que afecten a más del 5% de la planta.

El juez federal de Orán fue muy rápido para ordenar el despeje de la ruta 50, donde los trabajadores y la población se manifestaban contra estas decisiones arbitrarias, habilitando la represión. Pero no tomó ninguna medida frente a las violaciones a la ley en las que incurre la Seaboard. Ahí se resumen el rol de la justicia y las vías del ajuste macrista.

En estos momentos hay dos trabajadores detenidos, un ex delegado de campo y un integrante de la junta electoral sindical, a quienes se acusa de haber intentado tomar la planta.

AJUSTES Y LUCHAS

El caso azucarero tiene muchos elementos que lo vuelven particularmente importante en el noroeste; se expresa como una avanzada contra los derechos laborales y se conjuga con la acción judicial y gubernamental para disciplinar a los luchadores.

Sin embargo, febrero y marzo mostraron manifestaciones masivas y de diferentes sectores en Salta y en Jujuy, que permiten avizorar que las medidas de ajuste no se impondrán fácilmente.

El 15 de febrero ATE encabezó una movilización por la mañana -en el marco del paro nacional de ese sindicato- y por la tarde los trabajadores rurales reclamaron en la localidad de Rosario de Lerma por la grave situación en la que quedaron luego de las granizadas y ante el incumplimiento de los derechos que establece la legislación para los peones del campo.

El 21 de febrero, en el marco de la movilización nacional contra los despidos, las reformas laboral y previsional y contra el ajuste, una marcha multitudinaria convocada por la Multisectorial en lucha recorrió el centro de la ciudad.

Sólo una semana después fueron los Movimientos sociales los que reclamaron ayuda escolar extraordinaria, ante la suba de la canasta de productos necesarios para la asistencia a clases.

El paro nacional de CTERA del 5 y 6 de marzo tuvieron impacto dispar en Salta y en Jujuy; en Salta, el principal sindicato ADP firmó un acuerdo ajustado al techo salarial que impulsa el macrismo, ¡aceptando 15% en cuatro cuotas! En Jujuy, en cambio, 6.000 docentes participaron de una movilización que dejó claro que la oferta de 5% que presentó el gobierno de Gerardo Morales deberá enfrentar una dura resistencia.

 

JORGE RAMÍREZ

 

Mostrar más

Jorge Ramírez

Jorge trabaja como docente universitario en la UNSa. Actualmente es el Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (ADIUNSa) y forma parte del Comité Regional del Partido de la Liberación en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.