Liberación - Órgano de PrensaNotas del camarada Sergio

Nuestra posición respecto a Hugo Moyano

Hay mucha polémica alrededor de la figura de Hugo Moyano, líder de Camioneros, exsecretario general de la CGT y presidente del Club Independiente.

El tipo estuvo los últimos años muy cerca de Mauricio Macri y Cambiemos, tanto por acercamientos políticos como por negocios en el rubro de empresas de la basura. Moyano llegó a decir que Macri era quien mejor entendía a los trabajadores.

Esa unidad comenzó hace muchos años, en paralelo al alejamiento de Moyano del kirchnerismo, al que había acompañado como el principal socio sindical, sobre todo en tiempos de Néstor Kirchner y en menor medida con Cristina. Hasta el conflicto del 2008 estaba todo bien entre ellos, dos años después vino el alejamiento.

Entonces la CGT por él encabezada hizo cinco paros generales al gobierno de Cristina, con el eje casi excluyente del no pago del impuesto a las ganancias. El reclamo era básicamente justo, pero sacado de contexto y usado de ariete contra ese gobierno. Eso fue funcional y articulado con la oposición derechista de la que Macri era figura principal.

Hace poco tiempo hubo una ruptura entre esos dos viejos amigos y/o socios. Algo se rompió entre ellos. Se sabrá con el tiempo el detalle. Lo cierto es que Moyano empezó a fogonear una oposición a la reforma laboral. Y Macri y sus jueces adictos comenzaron a denunciarlo de lavado de dinero y corrupción en el gremio, la obra social e Independiente.

Ese divorcio se plasmó en la convocatoria de Moyano, con otros aliados de las dos CTA y la Corriente Federal a la gran marcha del 21F, con banderas obreras y populares de oposición a la reforma laboral, por paritarias sin techo y contra los tarifazos, etc.

El PL y las ABC estuvimos de acuerdo en participar de esa marcha. Nos parece correcto confluir en la acción con Moyano y otros sindicalistas, por más que no sean de nuestro palo combativo, con tal de pegar duro sobre Macri y el ajuste, por el bien de aquellas reivindicaciones inmediatas.

En lo que no estamos de acuerdo es en considerar a Moyano “un compañero”. Hugo Yasky dijo en su discurso del 21F que “nosotros bancamos al compañero Moyano”. Nosotros no. No lo bancamos ni lo consideramos un compañero. Es, como dijimos, un aliado puntual y transitorio, en los hechos, para enfrentar a Macri, pero no ponemos las manos al fuego por su honradez y no olvidamos todas sus trastadas, como la de aquellos cinco paros y los arreglos con Macri de estos años.

En su discurso de ese día, Moyano dijo que estuvo preso por enfrentar a la dictadura. Al margen de que ello sea cierto, no nos consta, sí sabemos que antes de la dictadura perteneció a la Juventud Sindical de Mar del Plata, cercana al CNU y la Triple A, que allá cometieron muchos crímenes.

Hoy la realidad es otra, perfecto. De allí que somos partidarios de la unidad en la acción, pero disputando la dirección y sin formalizar alianza estable con este personaje.

El sindicalismo deseable, el que estamos construyendo con las ABC, es el honesto, combativo y clasista, el del Ingenio Ledesma de Jorge Weisz, del Smata de René Salamanca, de la lista Marrón de Villa Constitución y del Sitrac-Sitram, entre muchos ejemplos. Obvio, estamos en el siglo XXI y esos modelos hay que recrearlos y actualizarlos, con los cambios que la realidad impone. Pero no será bajo la batuta de Moyano que eso se logre. Moyano atrasa. Moyano es la típica burocracia sindical vandorista, que aprieta un poquito muy de vez en cuando y pacta todo el resto del tiempo. Hay que aportar a un nuevo sindicalismo de liberación.

SERGIO ORTIZ

Mostrar más

Sergio Ortiz

Sergio empezó a militar en Vanguardia Comunista (actual Partido de la Liberación) en 1968, previo al Cordobazo. Fue dirigente estudiantil en los '70 y desde 1990 es el Secretario General del PL. Es periodista, hincha de River e integra la Coordinación Nacional del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MASCuba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.