Liberación - Órgano de PrensaOtras notasTUPAC

Cien años de la Reforma Universitaria

En junio se cumplirán cien años de la Reforma Universitaria de Córdoba. Esa que estalló en nuestra ciudad y retumbó con furia en el resto de América Latina. Al calor de la Revolución proletaria de Octubre de 1917 en Rusia, el Manifiesto Liminar de la Reforma arrancaba diciendo: “Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana.” No sólo el General San Martín se indignaría al ver a sus granaderos portar la bandera monárquica española. Deodoro Roca y los reformistas también, pues conectaban sus reclamos reivindicativos con la necesidad de la independencia y la liberación nacional.

La Reforma del ’18 fue un asalto al oscurantismo clerical de aquel tiempo. Bregó por el cogobierno universitario, por reivindicaciones estudiantiles como la no obligatoriedad del cursado y, principalmente, por una universidad que estudiara y formara pensando en las necesidades del Pueblo y la Nación. Inauguró además la poderosa alianza obrero-estudiantil, que 51 años después volvería a tener protagonismo en nuestra Córdoba, cuando obreros y estudiantes tomaron las calles y echaron a Onganía con el Cordobazo. Eso, grosso modo, es la parte positiva de un balance necesario de una Reforma que puso la cuestión social en un primer plano.

La Reforma debe seguir iluminando, en la búsqueda de una universidad popular, al servicio del Pueblo y conectada con la lucha por la liberación, pues el mismo Roca consideraba que la Reforma debía ser acompañada y servir para lograr radicales cambios en la sociedad. El puro universitario, decía Roca, es una cosa monstruosa.

Así la Reforma tiene un lado inacabado, que se expresa no sólo en los cambios que no se pudieron producir -como hubiera querido la parte más avanzada de los reformistas- en la sociedad, sino también en la actual UNC. Es que nuestra universidad, con el rector radical macrista Hugo Juri a la cabeza, es punta de lanza de un proyecto contrarreformista y privatizador que va a contramano del espíritu del ’18. Así lo demuestran la adecuación de los planes de estudio a favor de las necesidades de los monopolios con los créditos por materias y el modelo del Plan Bologna hasta la contrarreforma política de 2016, que posicionó a las facultades profesionalistas como Derecho, Económicas y Medicina en un lugar de privilegio frente a las demás.

En ese marco, creemos firmemente que la lucha dentro de la Universidad, por una casa de estudios pública, de calidad, inclusiva y al servicio del Pueblo, debe estar ligada a la lucha por la Liberación Nacional y Social. Ese es el espíritu verdaderamente reformista. La unidad obrero-estudiantil y antiimperialista es esencial en la Argentina del 2018, pues como el mismo Deodoro Roca decía: “La lucha que nos tocará emprender para reconstruir lo perdido tiene que alcanzar los límites de una vasta resistencia civil. Y soldar un amplio frente popular -con los partidos o contra los partidos-, con base obrera, que permitirá afrontar con éxito la lucha y llevarla al terreno que sea necesario. Las propias condiciones objetivas son las que han de imponer la unidad para la lucha contra el feudalismo económico y por la liberación nacional, a base de un programa concreto, de reivindicaciones democráticas y antiimperialistas, que arda y circule en la calle y aglutine a todas las fuerzas auténticamente populares Luego, la clase obrera sabrá proseguir la ruta para su liberación definitiva”.

 

JUANJO GIANNOTTI Y RUTH GONZÁLEZ

Mostrar más

Juanjo Giannotti

Juanjo es estudiante de historia, diseñador y trabajó muchos años en distintas radios de Córdoba. Forma parte del grupo solidario Mil por Cuba y de la Agrupación Estudiantil TUPAC. Colabora con la diagramación del periódico LIBERACIÓN y es miembro del Comité Regional del Partido en Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.