Otras notasPortada

Como en todo el país, la consigna era clara: “si borran uno, pintamos miles”

En conmemoración a la lucha de Madres y Abuelas y los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos se pintaron pañuelos en distintos lugares de la ciudad de Salta, mostrando así respeto y amor a estas mujeres que luchan hace años y por aquellos camaradas que hoy nos faltan.

Los pañuelos llegaron a la Plaza Belgrano, donde se encuentra un monolito en homenaje al General Martín Miguel de Güemes. El día 26 de marzo, una agrupación “tradicionalista” que lleva el nombre del héroe de la independencia, actuó abruptamente borrando los pañuelos con la excusa de que sería “una falta de respeto para el General que pinten pañuelos blancos donde fue herido” y así también atacando a cualquier persona que se les opusieran y poniendo en duda la larga lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

No solo fueron borrados pañuelos en la plaza, sino también en una escuela pública del municipio de Vaqueros, por órdenes de superiores, donde los padres al enterarse decidieron repintar los pañuelos con ayuda de los niños y directivos de la institución.

La tarde del 27 de marzo, distintas agrupaciones de Derechos Humanos, políticas y sociales como el Partido de la Liberación, H.I.J.OS., Agrupación Tupac Amaru, y la Asociación Coca Gallardo, entre otras, nucleadas además por la asamblea feminista de Salta decidieron organizarse y repintar los pañuelos borrados. Entre mates, risas y charlas plagaron la Plaza de hermosos pañuelos blancos, mostrando así que la lucha sigue en pie, y que no importa si borran un pañuelo porque ahí estaremos para pintarlos nuevamente. Así es como estas mujeres crearon en esa tarde un ambiente de compañerismo y de lucha, de reconocimiento y de fuerza.

Los sectores más atrasados de la sociedad, que no reivindican a la Generación del ’70 ni reconocen la lucha histórica de Derechos Humanos, llevaron la situación a un grado de violencia innecesario e indefendible. El día 5 de abril a la madrugada un grupo de jóvenes de la Universidad Católica, estudiantes de derecho, decidieron concurrir a la Plaza y borrar los pañuelos atacando nuevamente al movimiento de Derechos Humanos de Salta y dejando en evidencia su postura derechosa, diciendo que “el sím

bolo había sido desgastado por la corrupción y que ellos representan a la mayoría de la opinión salteña”.

Como dijimos días atrás, si borran uno, pintamos miles.

 

CORRESPONSAL

 

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.