Liberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

Por qué apoyamos la legalización del aborto

 

Continúa en el Congreso el debate sobre la legalización del aborto, con la exposición de especialistas y personalidades sobre el tema.

Hay seis proyectos en danza, con algunas diferencias entre ellos, aunque todos admiten la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) hasta las 12/14 semanas de gestación.

Algunos plantean sólo la despenalización, o sea, la no criminalización de la mujer que decide abortar y del profesional que practique el mismo.

El movimiento de mujeres nucleado en la Campaña Nacional por el Aborto Legal, plantea, como su nombre lo indica, la legalización, que no es lo mismo. La despenalización significa que el aborto deja de ser delito, como está hoy tipificado en el Código Penal, que sólo lo permite en caso de peligro para la salud o la vida de la madre, o para casos de violación. Sin embargo, a pesar de estar previsto desde 1921 en el artículo 86 del CP, sólo 9 provincias tienen una Guía de Abortos No Punibles, pues tanto la Iglesia como las corporaciones médica y judicial han logrado frenar su efectiva aplicación. La primera, a través de instituciones que controlan (como el Portal de Belén en Córdoba) plantean amparos judiciales que han encontrado eco en jueces conservadores, y declarado la inconstitucionalidad de las Guías. Y los médicos, planteando las “objeciones de conciencia”, negándose a practicarlo.

La consigna es: Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en el hospital, que implica que el Estado se hace cargo de esta problemática y obliga a practicar la IVE en el sistema público de salud. Así se termina también con la hipocresía de aquellos profesionales que se niegan a practicar abortos en los hospitales, a las mujeres más pobres, pero lo practican clandestinamente en sus consultorios o clínicas privadas, cobrando una alta cifra por ello.

El aborto existe en Argentina, y las cifras, difíciles de precisar porque es una práctica clandestina, indican que se realizan entre 486.000 y 522.000 por año, tal el informe del Ministerio de Salud de la Nación de 2004, obtenido de un trabajo de las investigadoras Edith Pandelides y Silvia Mario (Conicet – Instituto Gino Germani).

Las estadísticas hospitalarias indican que en todo el país se registran unas 53.000 internaciones anuales por aborto; de ellas, el 15% corresponde a adolescentes y niñas menores de 20 años, según el informe “Situación del aborto en la Argentina, 2017”, presentado por distintas organizaciones de derechos humanos, ante el Comité contra la Tortura.

Aunque los opositores a la ley refuten estas cifras, el aborto clandestino sigue siendo la principal causa de muerte materna. Es posible que haya disminuido el índice de mortalidad por esta causa, pero no por una baja en la práctica de la IVE, sino por el uso de la droga misoprostol, que provoca un aborto medicamentoso. Gracias a la organización de las mujeres, la información sobre el uso del misoprostol se ha difundido, y hoy son miles las que lo utilizan, ya que es un método que, utilizado correctamente, no ofrece riesgos para la vida o la salud de las mujeres.

Pero como siempre, las mujeres jóvenes y pobres, son las que menos tienen acceso a estos métodos, porque el misoprostol es caro y porque si no se lo utiliza en las dosis correctas, puede no dar resultados.

Desde el PL y la Agrupación Beatriz Perossio, seguimos con atención el debate en el Congreso Nacional, y lo más importante, participamos junto a miles de mujeres, de las acciones y marchas para apoyar la sanción de la ley de Aborto Legal.

Hace 20 años, el doctor René Favaloro también se pronunciaba a favor del aborto legal: “Los ricos defienden el aborto ilegal para mantenerlo en secreto y no pasar vergüenza. Estoy harto de que se nos mueran chicas pobres para que las ricas aborten en secreto. Se nos mueren nenas en las villas y en sanatorios hacen fortunas sacándoles la vergüenza del vientre a las ricas. Con el divorcio decían que era el fin de la familia. Y sólo fue el fin de la vergüenza de los separados ilegales. Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.

IRINA SANTESTEBAN

Mostrar más

Irina Santesteban

Irina milita en el Partido de la Liberación desde 1987. Es periodista y abogada, fue Secretaria General de los judiciales de Córdoba entre 2008 y 2014 y actualmente es delegada de su sector. Además, integra el movimiento de mujeres, las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) y forma parte del Comité Central del Partido y del Secretariado Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.