Liberación - Órgano de PrensaNotas políticas

Macri quiere dar intervención a las FFAA en la represión

El Partido de la Liberación mantiene cuatro diferencias básicas con Macri respecto a la Seguridad, las Fuerzas Armadas, Malvinas y la relación con Estados Unidos.

Empecemos por las FFAA. En su discurso del día del Ejército, el 29 de mayo, el cipayo dijo: “necesitamos Fuerzas Armadas que dediquen mayores esfuerzos en colaboración con otras áreas del Estado, brindando apoyo logístico a las fuerzas de seguridad para cuidar a los argentinos frente a las amenazas y desafíos actuales”.

¿A qué se refiere Macri con genéricas “amenazas y desafíos actuales? Apunta a meter a las FFAA en asuntos de represión interna, con el seudo argumento de combatir “el narcotráfico y el terrorismo”.

Para su gobierno el narcotráfico sería cosa de los pibes de la revista La Garganta Poderosa, como acusó la ministra Patricia Bullrich. Y el terrorismo serían los iraníes, los libaneses de Hezbollah, las comunidades mapuches de Chubut y la Patagonia, y el manifestante que tiraba bombas de estruendo en Congreso.

El PL discrepa con ese planteamiento, de forma y de fondo. De forma, porque según las leyes de Defensa y Seguridad Interior, las Fuerzas Armadas sólo deben ocuparse de la defensa frente a un ataque exterior de otro Estado. Y de fondo, porque si de narcotráfico se trata, hay que apuntar a los grandes carteles, asociados a las fuerzas policiales y Gendarmería, y a los bancos lavadores de ese dinero sucio que va a las guaridas fiscales. Guaridas donde Macri, Dujovne, Caputo, Aranguren, etc, tienen sus fortunas…

Sigamos con el tema Seguridad. Bullrich, por orden de su jefe, ha gaseado, apaleado, reprimido y asesinado a personas, como a Rafael Nahuel por la espalda, forzó la muerte de Santiago Maldonado, etc. Y a calumniado a La Garganta Poderosa, luego que sus gendarmes y prefectos fueran procesados por reprimir a jóvenes de barrios humildes de la Capital. ¡Según CEPA hubo 75 represiones a protestas en 2017!

Entonces, en vez de la solución macrista de fundir fuerzas policiales con militares, hay que disolver varias de esas fuerzas, democratizar el resto y dotarlas de una doctrina democrática y de Derechos Humanos. Bullrich debe ir a juicio y a la cárcel por los crímenes y represiones.

Hay que mantener el decreto 727/2006 de Néstor Kirchner y Nilda Garré, separando ambas fuerzas (de Seguridad y militares), exactamente al revés de lo que planean Macri, Bullrich y Aguad. Y no lo dicen ahora. Desde 2016 están dándole poderes a los militares, cuando eliminaron el decreto de Alfonsín, 436/1984 y dejaron a los jefes castrenses el derecho a promover oficiales, mandarlos a retiro, traer retirados para los cursos de formación, etc. Luego en 2017 empezaron a pergeñar el ataque al decreto de Kirchner-Garré que ahora está por concretarse.

Para poner a los militares en el frente interno, en Defensa plantean: “Brasil, México, Colombia y muchos otros Estados soberanos están utilizando a sus Fuerzas Armadas para controlar en menor o mayor medida el accionar de carteles de narcotraficantes, narcoguerrillas o guerrilla islámica, o de otros orígenes. No hacerlo implica quedarnos atrás del mundo y desaprovechar además recursos humanos y materiales que cuestan mucho dinero al Estado nacional”.

El tercer punto que cuestionamos es que el macrismo pone a Brasil, México y Colombia como sus ejemplos y paradigmas, en realidad como parte de la subordinación al Pentágono. El resultado en esos países es mayor represión, miles de muertos, expansión del narcotráfico y violación de los DD HH, amén de la cesión de bases militares al Pentágono.

Y eso es a lo que se apunta también en Argentina. Los marines yanquis fueron fotografiados hace semanas entrando al Banco Nación. Bullrich y Aguad fueron al FBI, DEA y Comando Sur, así como firmaron acuerdos y compran lanchas y armas a Israel, incluyendo programas de espionaje, y aviones a países de la OTAN. Se denunció la construcción de una base norteamericana en Neuquén, disfrazada de algo para intervenciones humanitarias, tan falso como lo que habían preacordado con el gobierno anterior de Chaco, abortado por la movilización popular. Un contingente militar y de Gendarmería siguen como parte de la Minustah, ocupando militarmente Haití, tal el plan trazado por Washington en 2004, también con el verso de la intervención “humanitaria” en esos tiempos de Bush.

Finalmente, el PL defiende los derechos soberanos sobre Malvinas y deplora la desmalvinización del PRO-Cambiemos. Desde que asumió Macri viene en esa dirección poco patriótica, firmando acuerdos políticos, aerocomerciales, turísticos, petroleros, etc, sin anteponer el debate sobre la soberanía. Mientras tanto los piratas mantienen su base militar de la OTAN y la blindan con misiles israelitas Lan Ceports. En esas inmediaciones se hundió al ARA San Juan y sus 44 tripulantes.

La recuperación de Malvinas debe ser la hipótesis de conflicto de las FFAA, lo que supone un rearme político y doctrinario. Y mientras tanto, la adopción de medidas contra Shell, HSBC, Glaxo, Nobleza Piccardo y demás empresas británicas en nuestro país, para forzar la negociación.

Rechazamos los cuatro enfoques del gobierno y proponemos al pueblo trabajador algo opuesto por el vértice.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.