Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

Metrodelegados resisten el ajuste y la represión de Larreta

Los trabajadores y trabajadoras del subterráneo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires enfrentan una ofensiva muy fuerte de la empresa y los gobiernos de CABA y nacional. La exigencia de los Metrodelegados es sencilla: discutir paritarias libres y sin techo que les permita recuperar poder adquisitivo y poner en la agenda, la solución a las duras condiciones de trabajo.

Pero Rodríguez Larreta prefiere negociar con Roberto Fernández y la conducción de la Unión Tranviaria Automotor (UTA). Con ellos, conducción burocrática, se puso de acuerdo rápidamente para otorgar (y la UTA aceptar) un aumento del 15% en cuotas que no se acerca en lo más mínimo al 27% de inflación que se proyecta para este año. La UTA acuerda con el gobierno y juntos buscan deslegitimar la representación que el gremio del Subte, liderado por Beto Pianelli, se ganó a fuerza de lucha y organización.

Como si no bastara con ningunear a los Metrodelegados y negarles el derecho a discutir sus paritarias, el gobierno del PRO avanzó con una escalada de persecución. Su punto más alto fue el 22 de mayo pasado, cuando la policía reprimió a los trabajadores de la línea C y detuvo a varios, entre los que se encontraba Néstor “Gordo” Segovia, secretario adjunto del gremio y referente de los trabajadores de esa línea.

En la puerta de comisaría, volvieron a reprimir a quienes exigían su libertad, pero ante la firmeza de los trabajadores, tuvieron que liberar a Segovia y demás compañeros. Es que la solidaridad con los Metrodelegados y el repudio a la represión se extendieron entre las organizaciones y referentes políticos. Así, con algunos heridos a cuesta, los trabajadores del Subte recuperaron a sus compañeros de lucha.

Estas acciones de persecución sindical y de represión abierta buscan disciplinar a los Metrodelegados, un sector que ha estado en la vanguardia de las luchas en la CABA. La pelea continúa, con la exigencia que se respete a los representantes gremiales y poder discutir paritarias libremente. Ante el contraataque de la empresa, que produjo despidos y suspensiones por los paros, los trabajadores respondieron con apertura de los molinetes y la continuidad del plan de lucha.

Ante la orden del juez Gallardo, que el 6 de junio hizo lugar al amparo promovido por la AGTSyP, el gobierno y la empresa deben reabrir la discusión paritaria y convocar a los Metrodelegados a la mesa de negociación. Claro que no se quedarán cruzados de brazos esperando que el gobierno acate esta orden, sino que lo hacen manteniendo la pelea activa con un paro de tres horas el 14 de junio y participando de la movilización que convocan las dos CTA, algunos gremios de CGT y organizaciones sociales.

En este contexto, es fundamental rodear a los trabajadores y su organización sindical de la mayor solidaridad y apoyo posible ante esta embestida –una más- del gobierno de Cambiemos que pretende avanzar sobre los derechos laborales y la organización de los trabajadores.

Desde las Agrupaciones de Base Clasista–ABC, estamos con los trabajadores del Subte, participamos de la reunión plenaria el pasado 1º de junio y seguimos a su disposición para apoyar y difundir su justa lucha.

RUBÉN SCHAPOSNIK

Mostrar más

Ruben Schaposnik

Sapito empezó a militar en el PL en 2010. Trabaja en la Secretaria de DDHH de la Prov. de Bs, As; milita en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y es dirigente de la CTA de la Provincia de Buenos Aires. Hincha de Estudiantes y bilardista, Rubén forma parte además de las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) y del Comité Central del Partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.