Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

Se levantaron las tomas, pero la lucha debe continuar

Varias semanas duró el conflicto universitario que cerró una etapa con el acuerdo salarial logrado por los docentes. Estos consiguieron un aumento promedio del 25%; cifra bastante mejor que lo ofrecido originalmente por el gobierno, pero aún lejos de una inflación interanual del 45%.

A pesar del levantamiento del paro docente, el conflicto estudiantil sigue vigente pues se está debatiendo en el Congreso Nacional un presupuesto que es lesivo a la Educación Pública en general y a la universitaria en particular. En ese marco, las tomas de pabellones de extendieron bastante más, levantándose finalmente a finales de septiembre.

Quienes formamos parte de la agrupación estudiantil TUPAC creemos que es importante mantener movilizado al estudiantado y no finalizar la lucha sólo porque los compañeros docentes firmaron un acuerdo. Pero también creemos que es importante analizar concretamente cada situación, la relación de fuerzas, el estado de ánimo de las masas, etc. En ese sentido creemos que fue un error sostener algunas tomas, como la de Casa Verde durante tanto tiempo, aislando la lucha de la masa. Esos mismos errores de dirección, en gran parte por culpa de las agrupaciones estudiantiles trotskistas, no sólo alejaron a muchos estudiantes independientes sino que además dificultaron la posibilidad de fortalecer la toma del Pabellón Argentina, que considerábamos necesaria, pues la incapacidad de reconocer el enemigo principal diferenciado de los aliados, aliados tácticos y compañeros del campo popular (con los cuales podemos tener muchas diferencias) fue dejando a la toma del Pabellón cada vez más debilitada.

Así lo demuestran las últimas asambleas “interfacultades”, que terminaron siendo muy reducidas en número y representatividad cuando tuvieron picos de cientos y hasta varios miles de personas en el momento álgido del conflicto. Por supuesto que es difícil mantener movilizado al estudiantado, y más aún mantener esos altos niveles de participación, pero las decisiones que se tomaron en nombre del movimiento estudiantil en las últimas semanas lejos estuvieron de favorecer una mayor participación. La inclusión en el pliego de reivindicaciones, sin que se discuta en asamblea, de que en la mesa de negociación con las autoridades no podían estar presentes ni Franja Morada ni el MNR (lo cual podemos compartir) pero tampoco ni La Bisagra y La Mella, entre otras agrupaciones del campo popular y que en menor o mayor medida son parte del conflicto y representan estudiantes da cuenta del sectarismo infantil trotskista. Es necesario ser capaces de analizar cuando se toma, cuando se marcha, cuando se levanta una toma y se reagrupa, volviendo a abordar al estudiante desmovilizado y no empujando, como decía Mao, a los peces a las aguas profundas, entendiendo que las marchas, tomas, acciones, etc son medidas de fuerza válidas en el marco de un conflicto y una lucha, y no un fin en sí mismo.

Con todo, lamentamos que la toma del Pabellón se haya levantado como se levantó, y repudiamos a Juri, Conrero y Yanzi Ferreyra y los medios de comunicación hegemónicos como Cadena 3 y La Voz del Interior por la demonización y criminalización que hacen de los estudiantes y docentes que luchan por una Educación pública, gratuita, inclusiva y de calidad. Repudiamos también el papel de la fiscal López de Filoñuk que en el marco de esa criminalización ha imputado a 28 estudiantes y un docente, por el supuesto delito de usurpación de un edificio público. Conrero, decano de Facultad de Ciencias Agropecuarias, pidió directamente la expulsión de los alumnos que tomaron ese pabellón, una medida represiva propia de un viejo socio de Monsanto.

Los compañeros de la Agrupación Estudiantil TUPAC debemos ser capaces de intervenir más activamente, junto con aliados y amigos, para evitar que una dirección trosca lleve al conflicto, como siempre hacen, al aislamiento y la consiguiente derrota. Más en un contexto en el que la lucha sigue, que el oficialismo pretende aprobar un presupuesto de ajuste y el plan de una universidad para pocos y al servicio de los monopolios está a flor de piel radical y macrista.

 

JUANJO GIANNOTTI

 

Mostrar más

Juanjo Giannotti

Juanjo es estudiante de historia, diseñador y trabajó muchos años en distintas radios de Córdoba. Forma parte del grupo solidario Mil por Cuba y de la Agrupación Estudiantil TUPAC. Colabora con la diagramación del periódico LIBERACIÓN y es miembro del Comité Regional del Partido en Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.