Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Construir las ABC, para la lucha y la unidad

Las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) nacieron en 2010, impulsadas por compañeros y compañeras del Partido de la Liberación e independientes, con un programa de reivindicaciones obreras y populares, y una voluntad de intervención en las luchas y el movimiento obrero.

Quienes integramos las ABC, lo hacemos en los sindicatos, los cuerpos de delegados y delegadas, o en agrupaciones de base, y nos identificamos con las ideas y la acción de dirigentes como Agustín Tosco, Jorge Weisz (ambos emblema de nuestra bandera), Atilio López, René Salamanca, Víctor Hugo Pasciaroni, entre tantos que dieron su vida por las conquistas de la clase obrera y una patria liberada.

Hoy, bajo el gobierno de Mauricio Macri, con sus acuerdos con el FMI y su gabinete de gerentes de los monopolios, nuestras tareas al interior del movimiento obrero son intensas. Por un lado, enfrentamos las políticas de ajuste, entrega y represión del gobierno de Cambiemos, que golpean de lleno contra los trabajadores y los sectores más vulnerables. A la vez, en otro plano, también combatimos a la burocracia sindical, cómplice del gobierno. En particular, el triunvirato de la CGT y los “gordos”, atornillados a sus sillones desde hace décadas, y que son un freno para la lucha para derrotar al gobierno neoliberal.

Un papel importante es la concientización de los y las laburantes, sobre todo los que van ingresando al mercado laboral, y que son tan explotados y precarizados, acerca de la esencia de clase de este gobierno, que se ve palmaria en la composición del mismo, con los representantes de los monopolios en el gabinete y con su regreso al “mundo normal” del endeudamiento con el Fondo Monetario. Las ABC hacemos centro en la lucha antimonopólica, y por ello una de nuestras principales consignas es la suspensión del pago de la deuda externa y una auditoría que determine la que es ilegítima, para no pagarla.

En la tarea de la formación sindical y política de las bases obreras y los nuevos delegados y delegadas que van surgiendo en asambleas y luchas, estudiamos los orígenes como clase en Argentina, el desarrollo de la organización sindical, y los programas históricos del movimiento obrero, como los de La Falda (1957), Huerta Grande (1962), el 1º de Mayo (CGT de los Argentinos, 1968) y el Sitrac-Sitram (1971). Claro que, desde una mirada actual, sin dogmatismos, pero reconociendo la vigencia de muchas de aquellas propuestas, que nos muestran que el enemigo principal del pueblo argentino, siguen siendo las trasnacionales y el poder imperialista, en particular el yanqui. La nacionalización de la banca y el comercio exterior, por ejemplo, son tan vigentes hoy como lo fueron en aquellos años.

La organización de nuestros compañeros y compañeras en los sindicatos, afiliándose, siendo delegados de base, y disputando la conducción de las organizaciones gremiales a la burocracia sindical, es otra de las tareas de las ABC. Pero hoy existen muchas formas precarizadas de trabajo, donde esos laburantes no tienen sindicato y están obligados a ser monotributistas, casi sin derechos laborales; allí hace falta la organización desde las bases, para reclamar ante las patronales y el ministerio (hoy secretaría) de Trabajo, los derechos que nos reconocen las leyes y la propia Constitución Nacional.

Las ABC estamos también presentes en los territorios, donde priman los sectores de la economía informal, en centros populares (con copas de leche, bibliotecas, centros culturales, etc.). Allí trabajamos a veces junto a otras organizaciones, con más desarrollo y peso que la nuestra. Lo hacemos con humildad, pero también con firmeza, planteando nuestras propuestas, en unidad y sin “ir a la cola de…”. Hoy la lucha allí pasa por el sostenimiento de comedores, para paliar las necesidades más urgentes de los sectores más vulnerables, pero a la vez elevamos y profundizamos la lucha, participando del reclamo contra los tarifazos, contra la violencia policial, etc.

Es necesario fortalecer y hacer crecer las ABC, para que, junto a otras corrientes combativas, recuperar la conducción del movimiento obrero que necesitan hoy los trabajadores y trabajadoras, y los sectores populares. Con un programa antiimperialista, y de conquistas inmediatas, organizando desde las bases, para luchar contra el gobierno neoliberal de Macri y el FMI.

 

MESA NACIONAL DE LAS ABC

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.