Vidas y Luchas de VC - Tomo 1

12. Política cultural: la revista “Punto de Vista”

Desde el mes de marzo del año 1978 se comenzó a editar en la ciudad de Buenos Aires, la prestigiosa revista cultural Punto de Vista, que a la fecha lleva editados más de sesenta números.

En el número Indice de julio de 1998 (comprende del 1º al 60) en la Presentación se expresa que “Carlos Altamirano, Ricardo Piglia y Beatriz Sarlo, que habían participado de la dirección de la revista “Los Libros”, clausurada por el ejército en 1976, coincidieron, con algunos dirigentes de la izquierda revolucionaria, en la necesidad de vincular los restos dispersos del campo intelectual. Juntos dieron comienzo a la revista, en situación de semi-clandestinidad y, sobre todo, de secreto en lo que concernía a su relación con la política (representada entonces por quienes iban a desaparecer en agosto de 1978, Elías Semán, Rubén Kristkausky y Abraham Hochman)”. (1)  

En sus primeros once números su director fue el ex compañero Jorge Sevilla, quien estaba a cargo de las tareas que implicaban garantizar su salida en plena dictadura militar, no habiendo publicado artículos propios. Así, por indicación de V.C. –por entonces PC m-l y hoy Partido de la Liberación- puso su nombre “para que la publicación no saliera en las condiciones de un sospechoso anonimato“. (2)  

El antecedente de “Punto de Vista” fue entonces la revista “Los Libros” que se fundara a comienzos de los años 70, dirigida por Héctor Schmucler. Desde el comienzo estuvieron trabajando con aquél, Beatriz Sarlo, Carlos Altamirano –ambos por entonces del Partido Comunista Revolucionario- y Ricardo Piglia –vinculado a V.C.- Posteriormente Schmucler fue relegado en el poder de decisión a favor de los antes nombrados, y por ello se impuso una orientación más explícita de esta izquierda, notándose en la temática que abordaba ahora el maoísmo, o las investigaciones referidas a la firma Standard Electric donde había trabajo del partido.  

Luego, con el giro hacia la derecha del PCR al apoyar al gobierno isabel-lopezrreguista, se produjo el alejamiento de esa revista de Piglia y luego incluso de Sarlo y Altamirano, quienes luego se separaron de aquella agrupación.  

De allí que quedó un espacio abierto en el campo intelectual para que la izquierda revolucionaria se hiciera presente. Más aún cuando el golpe militar había terminado de ahogar la experiencia de “Los Libros”.

Así fue que los escritores Sarlo, Altamirano y Piglia (3), junto con Vanguardia Comunista, dieron nacimiento a la revista Punto de Vista.

La participación de V.C. en este emprendimiento no fue casual, era una de las organizaciones de izquierda que se mantenía en una postura revolucionaria y de lucha antidictatorial, y que gozaba del respeto de intelectuales de renombre. Además, siempre se había caracterizado por mantener con ellos un contacto de carácter amplio no reducido sólo al aparato partidario, a diferencia de otros partidos.  

La intervención de VC como se dijo al comienzo, en plena dictadura no podía hacerse pública. Tan es así que ni siquiera los propios autores de las notas de la revista se daban a conocer con sus verdaderos nombres. Ricardo Piglia firmaba como Emilio Renzi, Carlos Altamirano como Carlos Molinari y Beatriz Sarlo como Silvia Niccolini. Por su parte, María Teresa Gramuglio lo hacía con el seudónimo de M.T.R., mientras que David Viñas lo hacía con el de Gabriel Conte Reyes, e Ismael Viñas como Marta C. Molinari. (4)  

En el número 24, de agosto-octubre de 1985, se incluye un poema de Graciela Perosio titulado “Brechas del Muro”, y al final se agrega que “Beatriz Perosio, a quién está dedicado este poema, perteneció al reducido grupo que diera comienzo a Punto de Vista. Presidenta de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires y de la Federación de Psicólogos de la República Argentina, fue secuestrada en agosto de 1978”. (5)

El aparato represivo enemigo apuntó a VC porque sus dirigentes luchaban en forma consecuente y actuaban en distintos ámbitos, como en el cultural, poniendo siempre su sello y haciendo aportes que en este presente y el futuro podremos apreciar.

NOTAS

(1) “Punto de Vista, Revista de Cultura”, Indice, números 1 a 60, 1978-1998, Bs.As., julio de 1998, p. 1, el subrayado y negrita nos pertenece.

(2) Ibíd. Sevilla había sido presidente de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires, mientras que Hugo Vezzetti, otro miembro del grupo fundador de “Punto de Vista”, y quien también fuera compañero del partido, ejercía la Vice Presidencia de la Asociación, que encabezaba desde 1976 la camarada Beatriz Perosio.

(3) Piglia dedicó su novela Respiración Artificial a Elías (Semán) y Rubén (Kristcautsky), compañeros dirigentes de VC desaparecidos en agosto de 1978, “quienes me ayudaron a conocer la historia”, ver Edit. Sudamericana, Bs.As., 1993.

(4) Ver “Punto de Vista, Revista de Cultura”, Indice, cit., pp.3/6.

(5) Ibid, No.24, agosto-octubre de 1985, p.6. Para destacar: la revista se imprimió desde el primer número, cuando el partido se encargaba de su salida en medio de la dictadura, hasta el presente, en el mismo lugar: Nuevo Offset, Viel 1444, Bs.As.

Etiquetas
Mostrar más

Americo Soto

Américo Soto es abogado y tuvo militancia en FAES, la Agrupación de Estudiantes Secundarios orientada por el Partido en los años '70. Es el autor de "Vidas y Luchas de Vanguardia Comunista, parte 1" y actualmente colabora con la Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mirá además

Close