Docentes UniversitariosLiberación - Órgano de PrensaNacionales

El balance 2018 de ADIUNSA en Conadu Histórica

Este año se desarrolló una de las luchas universitarias más importantes desde el fin de la Dictadura. En el caso de la Universidad Nacional de Salta, el sindicato docente ADIUNSa fue protagonista de jornadas masivas como no se habían visto en esa casa de estudios.

Las dos principales federaciones sindicales de la docencia universitaria, CONADU y CONADU Histórica, plantearon desde julio que no se reanudarían las clases si no había una propuesta salarial razonable, contemplando también la necesidad de fortalecer un presupuesto que no sólo se depreció rápidamente frente a la inflación y la devaluación, sino que fue enviado con grandes demoras, ocasionando perjuicios adicionales. Quedaba convocado el no inicio de clases a partir del 6 de agosto.

Llegó la fecha y el gobierno seguía pretendiendo imponer el “techo” salarial del 15%, y los gremios empezaron el paro. Pasada la primera semana, se notaron diferencias en la táctica de las conducciones gremiales: mientras CONADU llamó a una indefinida “semana de protesta” entre el 13 y el 20 de agosto, CONADU Histórica resolvió mantener la huelga por tiempo indefinido como modalidad. En la práctica, varias de las asociaciones de CONADU decidieron adoptar la misma medida que CONADU Histórica, por lo que la mayoría de las universidades siguió de paro. La lucha tuvo como principal vertebrador metodológico la continuidad de la huelga, por lo que CONADU Histórica tuvo el papel principal en la protesta docente.

Las instancias de movilización fueron en crecimiento, con un papel cada vez más destacado del movimiento estudiantil. Bajo la forma de “abrazos” o de marchas, el número de participantes creció rápidamente. Las asambleas docentes también mostraron mayor participación, dando lugar a reuniones interclaustros -de estudiantes y docentes, en ocasiones también no docentes- las que fueron un termómetro de la movilización estudiantil. Los estudiantes también empezaron a definir otras medidas de acción, como la ocupación de rectorados y sedes de Facultades.

El 30 de agosto se realizó la marcha nacional en Buenos Aires, una de las más grandes que se haya registrado, al tiempo que en muchas universidades se replicaba localmente la manifestación.

En Salta la movilización superó las 14 cuadras, con una fuerte participación de sectores no universitarios. Este fue uno de los elementos originales de este proceso, ya que no sólo mostró una movilización de los estudiantes como no se veía desde hace años, sino que hubo un acompañamiento importante de otros sectores en defensa de la Universidad Pública, la posibilidad de que jóvenes de todos los sectores accedan a la formación superior y reivindicando el rol que debe cumplir el sistema universitario como artífice de la ciencia, la tecnología, la educación e incluso las artes para un desarrollo soberano.

Esta lucha histórica no tuvo, sin embargo, un desenlace acorde con su magnitud. CONADU y otras representaciones menores aceptaron una oferta salarial del orden del 25%, pero con cifras “en negro”, algo que no ocurría desde 2005. El último tramo del aumento, pagado con el sueldo de noviembre, consistió en un adicional variable no remunerativo ni bonificable, por lo que no se cuenta para el pago de título ni para el adicional por zona desfavorable: lxs docentes de las universidades de la Patagonia, La Pampa, Jujuy y sedes de Salta recibieron, por lo tanto, un incremento menor. La única representación sindical que no suscribió el acuerdo fue CONADU Histórica.

El gobierno decoró el pobre acuerdo otorgando un “bono” de fin de año de entre $1750 y $7000 según la dedicación del docente. Monto que está muy lejos de paliar el deterioro del poder adquisitivo de los salarios y que contó nuevamente con el aval de los sindicatos firmantes: el anuncio de ese adicional se realizó sin convocar a CONADU Histórica.

El ajuste general que el gobierno impulsará en 2019 pondrá un nuevo corset a las posibilidades de recomponer los haberes, y consagrará un nuevo retroceso en los presupuestos. En ese marco, será necesario volver a gestar espacios de lucha unitaria, que pase por encima de las mencionadas maniobras burocráticas que frenaron un proceso de movilización aún en auge.

JORGE RAMÍREZ

Mostrar más

Jorge Ramírez

Jorge trabaja como docente universitario en la UNSa. Actualmente es el Secretario General de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Salta (ADIUNSa) y forma parte del Comité Regional del Partido de la Liberación en Salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.