InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

Haití en llamas y no hay “ayuda humanitaria” del imperio

El imperio y el Cartel de Lima hacen la guerra a Venezuela pretextando entre otras cosas la “ayuda humanitaria”. Esta preocupación por Venezuela es claramente hipócrita porque es bien sabido que el petróleo es el motivo fundamental para las intervenciones de la Casa Blanca y sus aliados. La hipocresía queda resaltada por la crisis que se está viviendo en Haití, que sí necesita ayuda humanitaria, pero eso poco les importa a los que agreden a Venezuela.

Desde su proceso de independencia, la historia de Haití estuvo cargada de períodos turbulentos y que, gracias a actos de sus mandatarios, muchos de ellos dictadores, como también intervención extranjera y otros factores fueron llevando a la nación caribeña a la situación actual de escasez, desempleo, analfabetismo, pobreza, corrupción y abandono.

Las políticas liberalizadoras tuvieron resultados fatales pues la agricultura se abocó a la producción para la exportación y dejó de producir alimentos para satisfacer la demanda interna lo cual llevó a la desnutrición. El FMI y Banco Mundial fueron protagonista en la crisis actual, ya que durante la década del ‘80 obligó al gobierno a abandonar sus pocas políticas sociales con el fin de recortar presupuesto. Uno de los sectores más atacados fue la educación la cual los niveles de analfabetismo oscilan entre el 50/70 por ciento.

Por períodos muy largos la democracia como tal no existió, viéndose sometida a regímenes autoritarios y mortales como el régimen de los Duvalier (padre e hijo). Junto con la pobreza y atraso, la represión y la corrupción llevada adelante con Papá Doc y Baby Doc vinieron golpes militares y escasos períodos democráticos positivos pero débiles como el de Aristide. Durante los golpes de estado el papel de la OEA y ONU fue vergonzoso imponiendo sanciones y embargos que contribuyeron a destruir la débil economía isleña. Todos estos episodios llevaron a que la población no tenga un entusiasmo en la participación de la vida democrática y a su vez la lleva a no creer en sus gobernantes. La participación para las últimas elecciones presidenciales fue de tan sólo el 21%.

Los terremotos y la deforestación también contribuyen al problema general, con muchos muertos y destrucción de la escasa infraestructura sanitaria y de transporte. Esta destrucción a su vez dejó en evidencia escándalos de corrupción por la falta de divisas para enfrentar estos problemas.

Al conjunto de problemas se sumó un aumento en el precio del combustible. Hubo un escándalo de corrupción que involucra al actual presidente y otros funcionarios que abusaron de la mano que daba Venezuela a través de Petrocaribe, quedándose con dólares que terminaran en sus patrimonios. Eso y la terrible escasez de productos básicos llevaron a la población a tomar las calles en protestas contra el gobierno, siendo reprimidos, con muchos muertos y heridos.

A la comunidad internacional poco le importa Haití. Solamente Venezuela con su petróleo y equipos, y Cuba con sus médicos, han tendido siempre su mano solidaria. Los otros, incluso la Argentina desde 2004, mandó soldados y tropas de la Minustah que aún permanecen en ese país. ¡Esas tropas intervencionistas deben ser retiradas!                                                                                                                                                  

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.