InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

30 de marzo: Día de la Tierra Palestina

Esta tierra que despierta amores tan apasionados, que inspira versos tan potentes y por la que derramamos lágrimas tan amargas; esta tierra por la que vivimos y morimos, es la causa y el fin de todos los amores y todos los sacrificios. Por empezar, es la esencia de la Causa Palestina.

Por eso el Día de la Tierra no es un día más en el calendario. Es el día que pone las cosas en su lugar: la tierra en el centro de la lucha por el retorno a ella, a sus casas y a los derechos de un pueblo de expulsados, perseguidos, encarcelados y mártires, privado de vivir y morir libre sobre su suelo patrio.

El Día de la Tierra, es el día en que se graba sobre la piedra, la realidad aun en curso de la Nakba: la catástrofe palestina, iniciada mucho antes de 1948, a manos de la organización sionista, que perpetró el robo de la tierra de Palestina, la expulsión de sus habitantes originarios y el remplazo de éstos por judíos traídos desde todas partes del mundo, a fuerza de fusiles, tanques, topadoras, napalm, armas biológicas y últimamente aviones F16, fósforo blanco, gases tóxicos, munición expansiva y perros entrenados.

Los hechos que dieron lugar a este día inmortal, ocurrieron en 1976, cuando las autoridades israelíes confiscaron cientos de hectáreas de tierras palestinas, especialmente en Galilea (ocupada desde 1948). Comenzaron el 29 de marzo con una manifestación popular en la aldea de Deir Hanna, reprimida. Otra manifestación de protesta tuvo lugar en la aldea de Arraba y la reacción sionista fue aún más fuerte provocando la muerte de un palestino y decenas de heridos.

La noticia de la caída de un palestino hizo que se expandieran las protestas en toda la Palestina histórica: los territorios ocupados en 1948 (la parte de Palestina que convirtieron en Israel) y en 1967 (Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este). Durante esos dos días de violenta represión cayeron 6 mártires palestinos.

Las masas populares de Palestina declararon una huelga general contra el plan sionista de seguir apoderándose de las tierras palestinas. Desafiaron a las autoridades israelíes, que reaccionaron de manera brutal enviando fuerzas del ejército, apoyadas con tanques, para ocupar sus propiedades y reprimir brutalmente a los civiles palestinos; cientos fueron heridos y cientos encarcelados.

Aquel primer Día de la Tierra contribuyó directamente a la unificación de los palestinos en los territorios del ‘48 para enfrentar colectivamente al Estado ocupante y sus políticas racistas. Y desde entonces lo conmemoran todos los palestinos, donde sea que se encuentren, en la Patria o el exilio.

En 2018, la sociedad palestina en la Franja de Gaza decidió organizar una Gran Marcha en reclamo del Derecho al Retorno, consagrado por la Resolución 194 de la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1948, que Israel sigue violando, impidiendo que 8 millones de refugiados palestinos retornen a sus pueblos de origen y recuperen sus propiedades, de las que fueron expulsados desde 1948.

Eligieron el 30 de marzo, Día de la Tierra, para iniciar esta Gran Marcha que en principio estuvo planificada para concluir el 15 de mayo, Día de la Nakba (que conmemora la implantación de Israel sobre territorio palestino, que implicó la expulsión de los dos tercios de la población palestina nativa). Y contaron desde el principio con la adhesión de todas las organizaciones políticas, sociales, sindicales y culturales palestinas.

El Comité Supremo de la Marcha del Retorno instaló 5 campamentos frente al vallado que separa la Franja de Gaza de los territorios ocupados en 1948, de donde provienen la inmensa mayoría de los refugiados que viven en la Franja, alrededor de un 80% de su población total.

Durante ese período (30 de marzo al 15 de mayo 2018) las marchas se realizaron a diario. La brutal represión israelí contra los manifestantes desarmados causó la muerte a más de 100 palestinos y dejó heridos a más de 12.000, entre ellos mujeres, ancianos y niños, bebés incluidos.

Estas marchas fueron apoyadas por los palestinos en los territorios ocupados desde 1948 y en Cisjordania, Jerusalén, los campamentos de refugiados en el exilio y la diáspora en todo el mundo, con manifestaciones, actos, declaraciones y diversas actividades, demostrando una vez más la unidad del pueblo palestino en su lucha por recuperar el ejercicio de sus derechos.

Contrariamente a lo que el enemigo israelí esperaba, y lejos de amedrentarse, después del 15 de mayo los palestinos de Gaza decidieron continuar con la Marcha hasta el 5 de junio, cuando se conmemora la ocupación de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este durante la ofensiva israelí conocida como “guerra de los seis días”, en 1967.

Pero después de esa fecha, decidieron continuar las marchas todos los viernes, hasta lograr sus objetivos. Y redoblaron la apuesta: además de reclamar la implementación del Derecho al Retorno, reclaman también el levantamiento del bloqueo criminal impuesto por Israel contra la Franja de Gaza.

Durante este primer año el número de víctimas de la violencia israelí contra los manifestantes en Gaza llegó a 270 mártires y 30.714 heridos. Pero las Marchas continuarán, porque nuestra tierra, por la que vivimos y morimos, es la causa y el fin de todos los amores y todos los sacrificios.

Mostrar más

Bea Esseddin

Presidente de Casa Palestina en CABA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.