Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Judiciales de Córdoba reclaman aumento salarial

Lxs Judiciales de Córdoba venimos perdiendo poder adquisitivo. Es que el Tribunal Superior de Justicia se niega a poner en vigencia el compromiso asumido en la Acordada de 2013, para implementar de manera gradual el sistema Porcentual. Y además el incesante aumento de la inflación nos está licuando los aumentos obtenidos: en 2018 obtuvimos un aumento del 33%, pero la inflación fue del 47,6%, y en 2019, estamos en mayo y sólo hemos recibido un 10% a partir del 1 de marzo, cuando la inflación en los primeros 4 meses del año trepa ya al 15%.

Ante esta grave situación, la conducción de Confluencia no ha convocado a una sola asamblea general para debatir y resolver un plan de lucha; tampoco convoca al cuerpo de Delegadxs de Capital, que sólo se reunió en febrero. La Comisión Directiva es la que resuelve las acciones, y así estamos “en conflicto”, pero ni las bases ni los justiciables y abogados se han percatado de ello, porque la calma reina en los Tribunales.

A principios de año, dijeron que había que luchar antes de las elecciones provinciales, para lograr arrancar alguna mejora presupuestaria que permita un aumento salarial que compense la inflación, o que permita el pase a planta permanente de los más de 700 contratados del Poder Judicial. Los comicios fueron el 12 de mayo y la victoria del actual gobernador fue contundente, con el 53% de los votos y una diferencia de 30 puntos sobre el segundo candidato (Mario Negri, de Cambiemos), con lo cual seguiremos con la misma política hacia los trabajadores estatales que mantiene este gobierno, que ya lleva 20 años en Córdoba.

Desde que asumió el actual secretario general Federico Cortelletti, se alineó con la CGT oficialista, que conduce el jefe de los empleados públicos, José Pihén, quien ha sido reelecto (tercer mandato) como legislador provincial por Hacemos Por Córdoba, el espacio político de Schiaretti.

Quedó claro que esa promesa de pelear “antes de las elecciones” era puro humo. Sólo hubo algunas asambleas aisladas, y poquísimas acciones en lugares conflictivos como el Polo de la Mujer –en reclamo de más personal-, o en algunos de los edificios de Córdoba, con conflictivos particulares. Mientras tanto, lxs Judiciales vienen recurriendo cada vez más a los préstamos o adelantos de sueldo por cajero, para poder llegar a fin de mes.

Desde Judiciales Unidos, hemos sentado posición en las asambleas, y también en un volante que repartimos en abril, en el que denunciamos que el deterioro salarial es el MÁS GRAVE de los últimos 20 años, y que el TSJ debe responder con urgencia al reclamo de aumento salarial, de que se efectivicen a lxs contratadxs y haya más personal para las áreas de atención a las víctimas de delitos sexuales, violencia de género, tribunales de familia, unidades judiciales, equipos técnicos, etc., que se encuentran verdaderamente colapsados.

Y denunciamos también que las tan mentadas “relaciones carnales” de la conducción con el gobierno provincial y el TSJ no han traído ningún beneficio para lxs Judiciales.

A 50 años del Cordobazo, desde Judiciales Unidos junto a otrxs compañerxs delegadxs y activistas, firmantes del volante, reivindicamos esa gesta popular y hacemos un firme compromiso de honrar su memoria bregando por la unidad de lxs Judiciales, para dar la lucha ante las innumerables injusticias a las cuales nos tiene sometido un sistema salarial que favorece a los que más tienen en detrimento de los que menos.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.