Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

Otra vez el “gatillo fácil” policial

Nuestros pibes, a los que se lleva el “gatillo fácil”, sólo tienen la seguridad de que nunca podrán saber que es la justicia. La muerte injusta es una desgracia para muchos de los hijos que nacen en este país. Bulacio, Bordón, Arruga, Santiago, Rafita, los pibes de San Miguel del Monte, Diego Cagliero y todos los pibes y pibas de cada barrio popular son hostigados con prácticas arbitrarias y discriminadoras, por negros, villeros, morochos, “cacos”, el “otro”, por la forma de hablar, la ropa que usa, el barrio que habita, etc. Son culpables, ser pobre te hace culpable. Pruebas falsas, causas armadas, allanamientos sin órdenes judiciales, te plantan drogas, armas y muchas veces en operativos donde la policía no lleva sus placas identificadoras. Detenciones ilegales, cacerías, razzias. Abusos en las comisarías.

Un muerto cada 23 horas por las distintas modalidades de represión del Estado.   Estamos viviendo una grave profundización de las actividades represivas sobre todo hacia la pobreza y la protesta social como política de Estado de Macri-Bullrich y Vidal-Ritondo. Legitimado y reivindicado por la mayoría de los medios de comunicación, convirtiéndonos en sujetos “socialmente peligrosos” y con un Poder Judicial que lo avala.

En el marco de la creciente crisis que deviene en mayor conflictividad social, donde se construye la idea de que el “expulsado” es peligroso, (es justamente al revés, una víctima de esa desigualdad), se dice que el ajuste cierra con represión, con persecución, con masacres. Y ahí la vemos a Bullrich generando dispositivos y programas en el Ministerio de Seguridad de la Nación, para proteger a los policías acusados por violación a los Derechos Humanos, garantizando beneficios a las fuerzas como el uso de la “mano dura” o “meta bala” (Ruckauf) devenido hoy en la Doctrina Chocobar o estrenando sus armas Taser, y lamentablemente siempre por el eslabón más débil de la cadena, los niños, niñas, pibas y pibes. De los que cinco millones, según el informe de la ”Deuda Social” de la UCA, viven bajo la línea de pobreza.

Hay que analizar en qué tipo de sociedad se da este “control social” con prácticas de “gatillo fácil” y represión directa a los trabajadores, niños y jóvenes. ¿Por qué su visibilidad pública? ¿Por qué gobiernos que promovieron los DDHH siguieron sosteniendo esas políticas? Por ejemplo, Scioli en Buenos Aires, el ex intendente de Ezeiza y ex Ministro de Seguridad, A. Granados, alias “El Sheriff” y más de 20 años de políticas de seguridad ligadas con mano dura en la Provincia y el resto del país. Profundizándose claro está con el actual gobierno, que es el que más daño le ha hecho a la población desde la vuelta de la democracia.

Denunciamos los relatos oficiales por su responsabilidad penal y política y a los medios de comunicación por habilitar ese discurso.  La policía debe rendir cuentas. Tiene que haber un cambio total de las fuerzas de seguridad. No puede ser que en la Provincia las políticas de Promoción de la Niñez son el 0,37% del presupuesto mientras que el Ministerio de Seguridad tiene el 8%.

Acá se viola la Constitución todos los días, por ende, se violan los DDHH, por lo tanto la Democracia. Sino luchamos por los derechos fundamentales de nuestros pibes y pibas la Patria no tiene futuro.

¡Basta de Gatillo Fácil! ¡Ni un pibe menos! ¡El Estado es responsable!

Mostrar más

Sabina Garcia

Militante del Partido de la Liberación, Sabina participa activamente en el Foro por la Democracia y la Libertad de los Presxs Políticxs y la Comisión de Homenaje a los Desaparecidos y Mártires Populares, además de otros espacios amplios relacionados con los DD.HH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.