Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Se va Lagarde, pero el fondo es el mismo

Christine Lagarde dejó de ser la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional para ocupar la dirección del Banco Central Europeo. La francesa es considerada una aliada para el oficialismo y su puesto lo ocupará interinamente el número 2 del organismo, el norteamericano David Lipton.

A pesar de ser presentada como la principal responsable del préstamo récord que el FMI le ha dado a Argentina (57.000 millones de dólares que representan el 65% de la cartera de préstamos del organismo, algo insólito y muy lejano al 12% de Ucrania, que ocupa el segundo lugar), la situación entre el Fondo y la Argentina no va a cambiar en el corto plazo. Es que la decisión de financiar la campaña del PRO-Cambiemos con esa exagerada cantidad de dinero no pasa sólo por Lagarde; sino por el propio Lipton (hombre de Trump en el organismo). También están los bancos y acreedores que ponen el dinero y financian al organismo y también aquellos que operan en el país, aprovechando las condiciones creadas por el macrismo para fugar casi inmediatamente la plata que se presta a Argentina además de sostener un gobierno aliado en una región que fue esquiva en la pasada década.

Es alevosa la cantidad de dólares que se han fugado desde que Macri es presidente. Según el diario Perfil, que no es LIBERACIÓN, desde 2016 a mayo de este año se fugaron 59.000 millones de dólares, con una expectativa de que otros 15.000 millones se fuguen antes de diciembre. Si el saqueo no es más alevoso aún, es porque tanto el FMI -con Lagarde a la cabeza y, en esto, ‘enfrentada’ a Lipton- como el Banco de Inglaterra le aconsejaron a Macri y Dujovne que estabilicen el tipo de cambio de divisa e inviertan más en “gasto social”, siempre con las elecciones en el horizonte.

Más allá de las mínimas diferencias que pueda haber entre Lagarde y Lipton, con la primera siendo más “política” y entendiendo que no hay que dejar de prestar atención a lo social (simplemente para evitar que estalle la situación) y Lipton, que es definido como un “talibán de la flotación cambiaria”; lo cierto es que el FMI y los organismos internacionales de crédito van a seguir llevando adelante el plan que tienen para nuestro país.

Este incluye flexibilidad laboral y previsional, recorte del gasto público estructural, achique del estado y, para completar el combo, intereses y deuda impagable que generan en última instancia la dependencia total de nuestro país y el ajuste y la miseria para nuestro pueblo. Lipton habría sido uno de los responsables de la renuncia de Luis Caputo del Banco Central, pues el norteamericano se oponía fuertemente a que los dólares del Fondo se utilicen para estabilizar el precio del dólar.

El FMI con Lagarde, Lipton, Rato (que tan bien conocemos los argentinos) o el que fuere es eso, una herramienta para la dominación y la dependencia. Supuestamente su rol tiene que ver con prevenir las crisis cíclicas del capitalismo, favorecer el desarrollo de los países del Tercermundo y ayudar a mantener las cuentas claras, para que los países crezcan a la vez que los acreedores puedan cobrar lo que ‘les corresponde’.

La realidad demuestra una y otra vez lo contrario, y sólo hace falta recordar el 2001 o mirar al proceso de Grecia desde 2011 (en el cual Lagarde tuvo un rol central) para notarlo. Más aún, un estudio de la Oficina General de Contabilidad de los EE.UU. -publicado por Página 12- demuestra la incapacidad del organismo para cumplir sus propios mandatos. Según el informe el FMI fue incapaz de prevenir el 89% de las crisis ocurridas entre 1990 y 2001, fallando completamente en el caso de América Latina (decían que el PBI argentino crecería un 3,2% en 2001 y terminó cayendo un 4,4%) y planteando en 2007 -meses antes de la gran crisis financiera de 2008- que “no había razones para preocuparse por la economía mundial”.

La única forma en que nuestro país puede solucionar los problemas más urgentes de la gente, con respecto al trabajo, la vivienda, la educación y la salud, es rompiendo con el FMI, echándolos de las oficinas del Banco Central y destinando los miles de millones de dólares que pretenden cobrar en concepto de deuda e intereses al desarrollo soberano del país.

Mostrar más

Juanjo Giannotti

Juanjo es estudiante de historia, diseñador y trabajó muchos años en distintas radios de Córdoba. Forma parte del grupo solidario Mil por Cuba y de la Agrupación Estudiantil TUPAC. Colabora con la diagramación del periódico LIBERACIÓN y es miembro del Comité Regional del Partido en Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.