InternacionalesLiberación - Órgano de Prensa

Siguen las masacres en Estados Unidos

Es larga la historia de masacres perpetradas en Estados Unidos dentro de escuelas, locales comerciales, bares, boliches bailables, recitales, cuarteles y dependencias municipales. No están asociadas a un color político, demócrata o republicano, aunque últimamente han recrudecido bajo la administración del neonazi Trump.

Ese fue el caso de la producida el 3 de agosto en el interior de un supermercado Walmart, en la ciudad El Paso, Texas, ciudad fronteriza con México. Allí un joven supremacista blanco (eufemismo utilizado por los medios para no decir neonazi) asesinó con un fusil AK-47 a 22 personas e hirió a tres decenas.

Según el presidente, por esa frontera ingresa una invasión de delincuentes, narcotraficantes y asesinos, por lo que existen en sus alrededores muchos centros de detención de los inmigrantes. Se los detiene al traspasar la línea fronteriza, incluso les separan a los hijos menores. Más de 2.000 criaturas habían sufrido esa separación en el último año.

En octubre de 2018 Trump había condenado a los inmigrantes latinos que pugnaban por entrar a territorio estadounidense huyendo del hambre y conflictos en sus naciones centroamericanas. “¡Esta es una invasión de nuestro país!”, dijo y envió 5.200 soldados a reforzar la frontera.

El autor de la masacre del 3 de agosto en el Walmart de El Paso, Patrick Crusius, antes de empezar a los tiros con su fusil subió a un foro web de xenófobos sus comentarios de por qué estaba a punto de asesinar gente. Su manifiesto destilaba odio hacia los inmigrantes: “los hispanos tomarán el control de los gobiernos local y estatal de mi amado Texas. (…) Si podemos librarnos de la suficiente cantidad de gente (…) nuestro modo de vida será más sostenible”. Añadió: “este ataque es una respuesta a la invasión de hispanos en Texas. Ellos son los instigadores, yo no. Simplemente estoy defendiendo mi país del reemplazo cultural y étnico provocado por una invasión”.

Queda a la vista la identificación política e ideológica del criminal con el ocupante del Salón Oval, porque una de las constantes de sus políticas viene siendo la condena a los inmigrantes como delincuentes e invasores. No se crea que solamente calumnia así a los mexicanos de a pie. El 14 de julio les reclamó a cuatro mujeres de la Cámara de Representantes “que se vuelvan a sus países”. El úkase fue para Ayanna Pressley, Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib e Ilham Omar.

VARIOS FACTORES

Al día siguiente de El Paso, en Dayton (Ohio), hubo otro tiroteo a manos de otro asesino joven y blanco, Connor Betts, que dejó 10 muertos y muchos heridos. Según la ONG Gun Violence Archive, el número de tiroteos masivos (donde las víctimas son al menos cuatro, sean muertos o heridos) en lo que va del año asciende a 252. Según esa fuente, durante 2019 hubo 32.553 incidentes armados que dejaron 8.577 muertos, 17.016 heridos y 377 víctimas menores de 11 años, entre heridos y fallecidos.

El diagnóstico más simplista adjudica estas masacres a que hay gente con problemas mentales. Sí, pero las estadísticas arrojan que sólo el 15 por ciento de los involucrados padecía esas enfermedades. Claro que en el imperio hay mucha gente loca, o enloquecida, pero eso no explica el problema.

Otra evidencia, cierta, es que en EE UU hay autorización legal para comprar y portar armas, en base a la II Enmienda. Resultado: sobre 321 millones de habitantes hay 290 millones de armas, unas 89 armas cada 100 personas. Incluso se pueden comprar fusiles de asalto en trámites que insumen 15 minutos. Por ejemplo, Walmart las vende y aseguró que no piensan dejar de ofrecer armas y municiones ni siquiera luego de la masacre de El Paso. Su vocero Randy Hargrove, declaró: “Desde Walmart estamos enfocados en apoyar a nuestros asociados, nuestros clientes y toda la comunidad de El Paso”.

Quiere decir que las empresas fabricantes de armas y las diversas cadenas de comercialización son parte del problema, y no de la solución. Y junto con ese lobby aparece la pata política, ultraderechista, de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que fogonea la venta y el uso de armas, y tiene un intenso poder político al mover a 4 millones de votantes y unos cuantos millones más de dólares de aportes a los candidatos de uno y otro partido del bipartidismo yanqui.

Por cierto que el número de masacres y de víctimas fatales y heridos (más las heridas psicológicas que quedan en los sobrevivientes y sus familias) podría acotarse parcialmente con una severa limitación de la venta de armas.

Sin embargo, el meollo del drama es político y cultural, no legal ni administrativo. EE UU es un imperio belicista que naturaliza la invasión y los crímenes en otras naciones, a las que oprime, desprecia y discrimina. Si su gobierno comete esos crímenes en el exterior, ¿qué tiene de extraño que muchos de sus habitantes los copien fronteras adentro?

Lo cultural tiene mucho que ver. Buena parte de los 321 millones de estadounidenses, a despecho de grandes pensadores como Noam Chomsky, tienen un bajo nivel cultural. Mucho Hollywood, héroes como Charlton Heston, Batman y cow boys; mucho juego, casinos, droga, Wall Street y espionaje, etc.

¿Por qué tantas masacres en EE UU y ninguna en Cuba? Respuesta obvia, en el país socialista hay otros valores y una cultura de gran nivel. Pueden ser pobres de dólares por culpa del bloqueo, pero son muy ricos en cosas que no cotizan en Bolsa.

FUENTE: LA ARENA

Mostrar más

Sergio Ortiz

Sergio empezó a militar en Vanguardia Comunista (actual Partido de la Liberación) en 1968, previo al Cordobazo. Fue dirigente estudiantil en los '70 y desde 1990 es el Secretario General del PL. Es periodista, hincha de River e integra la Coordinación Nacional del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MASCuba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.