Liberación - Órgano de PrensaOtras notas

Chubut sigue peleando

La provincia de Chubut ya lleva más de doce semanas de paro de los trabajadores del sector público. El conflicto tiene origen en los desmanejos económicos y financieros que el gobernador Arcioni aplica en la provincia patagónica. Tampoco se puede dejar de ver que este conflicto es parte de las consecuencias de los ajustes que a nivel nacional impone el gobierno de Mauricio Macri bajo las recetas del Fondo Monetario Internacional.

El origen de los reclamos de los docentes y demás gremios estatales se origina en los pagos escalonados (en el mejor de los casos), el no pago de los mismos y el desconocimiento por parte del gobierno provincial de la “cláusula gatillo” acordada en julio durante las paritarias. A la inflación galopante que arrastra a las mayorías populares a la pobreza y la desesperación, el gobernador no tuvo mejor idea que sumarle el incumplimiento de los pagos a los empleados públicos provinciales.

A este panorama que ya arrastra varios meses se le sumó la trágica muerte de dos compañeras docentes que el 17 de septiembre pasado volcaron en su vehículo mientras volvían a sus casas luego de participar en acciones del ceterista gremio ATECh. A las consecuencias directas de los ajustes de Arcioni en la provincia se le sumaban dos muertes como consecuencia indirecta. La respuesta fue contundente en Chubut donde los sectores en lucha salieron a mostrar su bronca y fue acompañada por un paro de CTERA en todo el país.

El conflicto en Chubut es el más agudo y sostenido en estos últimos tiempos. Por momentos tomó dimensiones generales con gremios del sector privado que se plegaban a los trabajadores estatales. También contó con cortes a los accesos de las petroleras afectando así a las empresas socias del gobernador Arcioni, así como otros cortes, asambleas, movilizaciones multitudinarias, tomas de edificios y otras medidas le fueron dando forma a este conflicto.

Por momentos parece que el acuerdo está por llegar, pero luego se traban las negociaciones. La semana pasada ATECh puso a consideración de los docentes el pago escalonado de los salarios, pero fue rechazado y el conflicto se estiró una semana más. Un sector de ATE (Quiroga, Lista Verde) acordó con Arcioni y levantó las medidas rompiendo la mesa de unidad sindical, pero al mismo tiempo otro sector de ese gremio sostiene la pelea (Hompanera, Lista Verde y Blanca). Los médicos también negocian con el gobierno a través de su sindicato, con vistas a acordar.

Es un conflicto duro, consecuencia del ajuste general y del ajuste provincial. Es necesario rodear de solidaridad a los trabajadores de Chubut que cruzaron todo el invierno con grandes problemas económicos. El gobierno de Mauricio Macri tiene que poner a funcionar un plan de emergencia para esa provincia y el gobernador Arcioni tiene que dejar de hacer caer el ajuste sobre las espaldas de los trabajadores y ajustar a los monopolios que controlan la minería y la industria petrolera en esa provincia.

Chubut es ejemplo de lucha y tenacidad. También es ejemplo de lo que el macrismo y el FMI quieren para nuestro país. Por eso es fundamental sostener la lucha en la calle para pararles la mano y que se vayan.

Mostrar más

Alberto Díaz

Compañero que colabora regularmente con LIBERACIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.