DeclaracionesLiberación - Órgano de PrensaNacionalesPortada

Contra la feminización de la pobreza y la violencia patriarcal

DOCUMENTO DE LA AGRUPACIÓN BEATRIZ PEROSIO

En un contexto de crisis económica y social, el movimiento de mujeres protagonizará el 34° Encuentro en La Plata, quizás el más numeroso de todos los anteriores. Este multitudinario evento es parte del proceso de resistencia del pueblo, pues somos las más afectadas por la pobreza y el hambre provocadas por el ajuste y endeudamiento de Macri y el FMI.

En un país capitalista dependiente como Argentina, las mujeres sufrimos doblemente la dominación del capitalismo monopólico, porque somos las que percibimos los salarios más bajos. Y del alto porcentaje de informalidad y precarización laboral, las trabajadoras somos la mayoría. Por ello nuestra lucha es contra la explotación de clase y las desigualdades de género. Esa batalla debemos darla junto a los varones y las disidencias, que sufren aún más la discriminación laboral.

Nuestra lucha es contra la doble jornada laboral, que pone en nuestros hombros las tareas de cuidado (domésticas), un trabajo invisibilizado y menospreciado. No buscamos sólo el reconocimiento de esas tareas, sino su socialización, porque fue la división del trabajo del capitalismo la que dispuso que el hombre trabajaba en la fábrica, entregando la plusvalía al empresario, mientras la mujer reproducía esa fuerza de trabajo en el hogar, con su aporte invisible pero concreto.

Nuestros cuerpos se ven atravesados por distintas violencias: físicas, psicológicas, económicas. La violencia machista en nuestro país asesinó en lo que va del año a 204 mujeres, 224 si se tienen en cuenta los femicidios vinculados; sólo en agosto hubo 27, en ese mes hubo una mujer asesinada cada 27 horas. En el primer semestre de 2019 hubo 237 travesticidios.

Para luchar contra esta opresión nos organizamos como Agrupación Beatriz Perossio, en homenaje a esa gran militante de Vanguardia Comunista (actual PL) desaparecida durante la última dictadura militar en nuestro país, presidenta del Colegio de Psicólogos de Buenos Aires y de la Federación de Psicólogos.

Reivindicamos el feminismo popular, que se organiza desde abajo, en los territorios, las comunidades campesinas y de los pueblos originarios, en los sindicatos y organizaciones sociales. La teoría académica nos sirve de base para la comprensión de nuestra situación, pero es en la militancia concreta, junto a las mujeres de nuestro pueblo donde nos conformamos como sujetas sociales e históricas, ocupando ese lugar que durante siglos nos fue negado: el espacio público.

Muchas nos precedieron, mujeres que lucharon por los derechos que hoy gozamos, pero aún nos falta un largo camino para lograr la igualdad. Hemos dado muestras de nuestra lucha en estos años contra la violencia de género, por el aborto legal, por los derechos laborales, parando los 8 de marzo desde hace tres años.

La pobreza que afecta hoy a 15 millones de compatriotas, tiene “cara de mujer”, por eso hablamos de “feminización de la pobreza”. Hoy significa luchar para echar a Macri y su gobierno de los monopolios, los responsables del hambre que afecta a miles de hogares, en la mayoría de los cuales hay una mujer como único sostén.

Somos una organización donde confluimos trabajadoras, algunas sindicalizadas, otras precarizadas, estudiantes, docentes, jubiladas, profesionales, etc., que entendemos la necesidad de la lucha colectiva.

Y no nos dejamos engañar por los discursos pseudofeministas que provienen del mismo sistema que nos oprime, cuando se cambian estereotipos de manera superficial para apropiarse de nuestras legítimas demandas. Así vemos que han variado los mensajes en los medios hegemónicos y también los discursos de los políticos burgueses, porque nuestra lucha ha visibilizado la discriminación del patriarcado. Pero en tanto subsisten la opresión laboral y económica, así como la desigualdad en las tareas que se nos asignan y los salarios que percibimos (siempre los más bajos), nuestra lucha continúa, y en este 34° Encuentro decimos:

–  Basta de hambre y desocupación, en los que las más afectadas somos las mujeres. Contra la brecha salarial y la doble jornada laboral, exigimos socialización de las tareas de cuidado y políticas de empleo con especial atención a las mujeres. Contra violencia en el trabajo y por el cupo laboral trans.

– Contra el ajuste y el endeudamiento de Macri y el FMI, que dejan sin presupuesto a sectores que más afectan a las mujeres: sistemas de salud, educación, servicios públicos básicos, etc.

– Basta de agresiones sexuales y violencia machista sobre nuestros cuerpos. Que el Estado nacional, los provinciales y municipales implementen políticas públicas y presupuestos suficientes para erradicar la violencia de género que mata a una mujer cada 32 horas.

– Para que el patriarcado “se caiga”, el pilar fundamental es la Educación, base fundamental para un cambio social liberador. Por una educación pública, gratuita, laica, de calidad y con perspectiva de género. Obligatoriedad de la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos, desde una mirada inclusiva, científica y respetuosa de las diferencias, con capacitación para las y los docentes.

– La maternidad debe ser deseada. Exigimos la aplicación efectiva de los protocolos de abortos no punibles. Y la Marea Verde seguirá por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

– Militamos activamente en los movimientos sociales y sindicatos, pero al interior de estas organizaciones persisten prácticas machistas. Los lugares de decisión, siguen ocupados mayoritariamente por varones.

– Decimos basta de políticas represivas que nos afectan a nosotras, y a nuestros compañeros, cuando salimos a luchar por derechos. Basta de gatillo fácil que asesina a nuestres hijes en los barrios y zonas más vulnerables.

– Somos parte del feminismo popular y comunitario, y como tal denunciamos la extranjerización de la tierra y los recursos naturales, así como el extractivismo que destruye y daña la salud. Por el acceso a la tierra y una reforma agraria, respeto a la propiedad ancestral de nuestros pueblos originarios. Porque el Encuentro de Mujeres sea Plurinacional y de Disidencias.

– Por una Ley de Medios donde esté presente la voz de las mujeres, y no se permita montar shows televisivos ante femicidios y travesticidios. Exigimos un tratamiento responsable de los temas que atañen a las mujeres, disidencias y niñes. Por más trabajadoras de prensa en los medios gráficos, en las redacciones, en los puestos de jefatura y conducción de los programas políticos.

– Por un Poder Judicial con verdadera perspectiva de género, en las investigaciones criminales, en las audiencias orales y en las sentencias y condenas.

– Libertad a Milagro Sala y todas las presas políticas. Prisión domiciliaria a las presas con niñes a su cargo. Basta de agresiones a las mujeres migrantes, contra la violencia institucional que se ensaña con los cuerpos de las mujeres y disidencias.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.