Liberación - Órgano de PrensaNacionales

Judiciales Unidos, con propuestas en las asambleas

Como al resto de la clase trabajadora, la principal preocupación de los y las Judiciales de Córdoba es la situación económica, en un contexto de alta inflación que recorta el poder adquisitivo de los salarios. Frente a una inflación estimada del 55% para 2019, hasta octubre el aumento salarial del Gremio de Judiciales ha sido del 25% nominal (26,5% acumulado).

Hoy se está reclamando al Tribunal Superior de Justicia que dicte la Acordada con el aumento que ya estableció la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a partir de noviembre, de un 10%. Frente a la falta de respuesta, se están realizando asambleas en Córdoba capital y en el interior, y el viernes 15 se hará un paro de 24 horas.

Además, se reclama por el pase a planta permanente del personal contratado: más de 800 compañeros y compañeras precarizados a pesar de haber ingresado por concurso. Contra la violencia laboral y de género; el reclamo de los equipos técnicos por un escalafón propio y la recategorización en el ingreso; la declaración de Insalubridad de las tareas en Policía Judicial, etc.

La conducción de Confluencia desde hace cinco años ha provocado un estado de desmovilización, con escasa participación de las bases en las esporádicas acciones que se convocan. En Córdoba capital, la sede más importante, hay un cuerpo de Delegados y Delegadas de los distintos fueros y edificios, pero que no se reúne hace 3 meses, con la importancia que tiene esta herramienta de participación, para proponer medidas e iniciativas y así movilizar a los compañeros de base. Como los delegados más activos son críticos de la conducción y le exigen más presencia y acciones gremiales, la respuesta es no convocarlos, ¡bien de burócratas!

Frente a esta situación, la mayoría de las asambleas se hacen con poca concurrencia, y Confluencia le echa la culpa a la gente, porque “apoyan el modelo de Macri” y por eso no se movilizan. Sin embargo, el acatamiento a los paros ha sido satisfactorio, y los que se han hecho por sector, como el de los equipos técnicos, tuvieron fuerte adhesión. Eso demuestra que hay conciencia en la base para luchar por las reivindicaciones propias, pero frente a una conducción que deja pasar semanas y meses sin convocar a ninguna medida ni acción gremial, que no informa siquiera sobre los reclamos sectoriales, hay una actitud reticente y desconfiada desde las bases hacia estos dirigentes.

El alineamiento sindical con la CGT oficialista, dirigida por el legislador provincial del PJ José Pihén, borrada totalmente de las luchas gremiales y sociales en la provincia; y lo que es peor, el apoyo explícito al gobierno de Juan Schiaretti, también son factores que alejan a los compañeros y compañeras de la participación gremial.

La agrupación Judiciales Unidos se mantiene presente en las asambleas y está recorriendo las oficinas y unidades judiciales, para recuperar aquel Gremio movilizado y con fuerte presencia en el escenario gremial de la provincia, que caracterizó a Judiciales bajo la conducción de la compañera Irina Santesteban.

Uno de los sectores más movilizados y combativos es el de Policía Judicial, que desde hace dos meses está realizando asambleas convocados por los delegados del sector. Ellos recorren las oficinas y mantienen informados a los compañeros y compañeras, ante la ausencia de la conducción gremial. La declaración de Insalubridad, la falta de personal con la consiguiente recarga laboral, la gran cantidad de compañeros contratados, son los reclamos más acuciantes del sector.

El trabajo en las bases es la tarea principal hoy en Judiciales, convocando a los compañeros y las compañeras a sumarse y que participen, que se afilien, para exigir en las asambleas más acciones gremiales, superando la chatura de la conducción.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.