InternacionalesLiberación - Órgano de PrensaPortada

La rebelión en Chile

El PL de Argentina saluda la rebelión popular combativa que protagoniza el pueblo hermano de Chile contra el régimen de Sebastián Piñera, las multinacionales y el FMI. Esa resistencia empezó por el aumento del precio del boleto del Metro, pero luego de la represión criminal de Carabineros y las propias Fuerzas Armadas, y la ampliación de la movilización a otros sectores sociales, se politizó y cuestionó todo el régimen. De allí la consigna desde hace varias semanas: “No son los 30 pesos sino los 30 años”.

Es admirable cómo esa rebelión, iniciada por la juventud y continuada por ese mismo sector pero acompañado de grandes núcleos obreros, populares y de capas medias, se ha mantenido a pesar de la represión que ha asesinado a decenas de personas, herido en forma grave a muchos manifestantes y en particular dejado ciego a alto número de éstos porque los efectivos disparan a la cara, violado mujeres, torturados a los presos, etc.

A pesar de ese despliegue digno de la dictadura de Pinochet, ese pueblo sigue en las calles de Santiago y de muchas otras ciudades, levantando un gran ejemplo para todos los pueblos de la región.

Ha quedado al desnudo no sólo la política de tarifazos de Piñera sino también la desigualdad de ese país y la privatización de la Educación, la Salud y los recursos básicos. El modelo neoliberal por excelencia, de la escuela de Chicago de Milton Friedman, por fin está en profunda crisis. El 1 por ciento allí se apropia del 30 por ciento de los ingresos nacionales totales.

También se cuestiona el marco jurídico político dado por la vieja Constitución pinochetista de 1980, de modo que las movilizaciones hoy exigen Asamblea Constituyente y Nueva Constitución.

El PL se siente hermano de esa lucha. En particular apoyamos a los camaradas del PC AP (Partido Comunista, Acción Proletaria) de Chile y el frente UPA (Unión Patriótica).

Por ejemplo, el 9 de noviembre esos camaradas publicaban: “Ayer nuevamente los trabajadores y el pueblo de Concepción salieron a manifestarse contra el gobierno de Piñera y el capitalismo neoliberal. Como es costumbre Carabineros gaseó por completo la Plaza Independencia. FUERA PIÑERA. ASAMBLEA CONSTITUYENTE. A REFUNDAR CHILE”.

Por su parte el primer secretario del PC (AP), Eduardo Artés, afirmaba en un reportaje de Bio Bio TV: “La Constitución de 1980 es bastarda, una constitución pinochetista, con Lagos y Bachelet como cómplices”. Planteó la necesidad de una Asamblea Constituyente y Nueva Constitución y aclaró: “No basta con cambiar la Constitución, con el voto de todos, sino plantearse cuál será el carácter de esa Nueva Constitución”.

Por ejemplo, dice Artés: “cuál será el rol de las FFAA, ¿al acecho del movimiento popular para castigarlo? ¿O respetuosas de su pueblo, al que no le dispara? ¿Seremos un país plurinacional, con respeto de todas las particulares de pueblos originarios? ¿Seguirán la Educación, salud y vivienda, como elementos de lucro? ¿Los recursos como el cobre, litio, agua y los bosques, seguirán regaladas a las multinacionales? ¿O las recuperaremos en beneficio de un país soberano, industrializado?”.

El secretario del PC (AP) remataba diciendo que la Nueva Constitución debe garantizar los derechos nacionales y populares y no ser similar a la bastarda de la de 1980. Dijo que para el frente UPA hay que avanzar tras un Chile digno y popular. “Para eso estamos en la calle, Renuncia Piñera, Asamblea Constituyente y Nueva Constitución”, finalizó.

Al expresar esta postura favorable a la pre-insurrección o como quiera definirse la rebelión popular en el vecino país, el PL se expresa también a favor de que renuncie Piñera. Esta es una bandera que levantan los chilenos insurrectos, con toda razón y justicia. Y en consecuencia no compartimos la postura liberal-burguesa de Alberto Fernández, quien ha dicho que está dispuesto a viajar a Chile para sostener que Piñera debe mantener su mandato hasta el final. Con ese mismo o parecido argumento, el peronismo-kirchnerismo-massismo se negó a movilizar en Argentina para exigir la salida del gobierno de Macri, teniendo en cuenta el brutal ajuste y entrega del país de estos años, que ameritaban largamente que debiera tomarse el helicóptero como Fernando de la Rúa. Por eso el empresario de Socma recién finalizará con su gobierno y nuestro suplicio el 10 de diciembre, que debió finalizar mucho antes.

Una cosa es un presidente como Evo, que vino cumpliendo el mandato popular, aún con límites, y debe respetarse su mandato constitucional. Y otra cosa es el ultra-reaccionario Piñera que tiene manchadas las manos de sangre, de dólares y de tantos negociados, dentro de Chile y como miembro del Cartel de Lima en la región.

Mostrar más

Pablo Loza

Compañero que colabora regularmente con LIBERACIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.