Liberación - Órgano de PrensaNotas del camarada SergioPortada

Romper con los monopolios, esta es la cuestión

(NOTA 1)

La cuestión cardinal de la revolución popular en la Argentina es la lucha contra los monopolios nacionales y extranjeros, esto es la oligarquía argentina y el imperialismo.

Es es el gran tema donde el PL se diferencia del peronismo, que busca acuerdos con sectores de esos enemigos, y con el trotskismo, que no visualiza a los monopolios como el enemigo principal. El FIT habla en general “contra los capitalistas”, como si fuera lo mismo una Pyme de 100 empleados que el pulpo Techint con 100 empresas en todo el mundo y 59.000 empleados.

BANCOS

El negocio bancario está monopolizado por entidades privadas, nacionales y extranjeras. Existen también bancos oficiales, pero en estos últimos años cedieron completamente el protagonismo a los primeros. Su política no se diferenció tampoco de la “Patria Financiera”.

Los datos del Banco Central muestran que entre enero y septiembre de 2015 las entidades financieras tuvieron beneficios por 22.620 millones de pesos. Este año, en el mismo período, el resultado total se disparó a 189.860 millones (David Cufré, Página/12, 30/11/2019).

Es un negocio para el capital local y trasnacional, de espesos vínculos entre sí. El 23 de enero pasado se supo que 14 bancos habían vendido el 51 por ciento de Prisma, la operadora de Visa, Banelco y Pagomiscuentas. El holding estadounidense Advent lo adquirió en 724 millones de dólares.

Las 50 entidades bancarias del país, según Forbes, tenían en 2017 más de 141.000 millones de dólares en activos y administraban depósitos por 106.000 millones de la moneda estadounidense. Hoy los depósitos bajaron, pero sus tenencias aumentaron.

Entre los más importantes están el Santander Río, de José Luis Cristofani; Galicia, de Antonio Garcés, el Macro de Jorge Brito, Hipotecario de Eduardo Elsztain, el HSBC, Francés y el Patagonia. Estos crecieron en sus negocios más del 60 por ciento, según la consultora privada Research For Traders (RFT). Los resultados globales actualizados ya los mencionamos: 189.860 millones de pesos de ganancias en nueve meses de 2019.

Por eso el PL plantea la nacionalización de la banca, histórica consigna del movimiento obrero desde los años ‘60.

ENERGÉTICAS

En Página/12 del 14 de enero de este año, el especialista Arturo Trinelli planteaba que las ganancias del sector fueron brutales. “Pero las del complejo gasífero, capitalizadas por un shock tarifario de 1600 por ciento desde el 2015, quizás merezcan especial atención. Durante una presentación el año pasado, Fernando Navajas, economista jefe de FIEL, estimó que en los dos primeros años de gestión macrista hubo una transferencia de consumidores a la cadena de valor energética en aproximadamente 16.500 millones de dólares. Siendo el gas la fuente de mayor incidencia en la matriz energética nacional, los ingresos de las empresas que componen la cadena gasífera por segmento han crecido en casi todos los casos: las productoras registraron en 2017 más de 20 mil millones de pesos, las transportistas ganaron aproximadamente 3500 millones y las distribuidoras cerca de 4500 millones. Si se desagrega por empresa, Transportadora Gas del Norte (TGN), controlada por el Grupo Techint y Corporación América, representa una de las firmas cuyas acciones más crecieron desde el 2015”.

Agregaba: “en cuanto a la producción, Tecpetrol, la firma de petróleo y gas del holding encabezado por Paolo Rocca, hoy se ha transformado en una de las principales productoras de no convencionales, gracias al precio diferencial que el Estado le reconoce por la Resolución 46/2017 del ex Ministerio de Energía y Minería. Mediante estímulos a la producción de yacimientos no convencionales de gas, sólo Tecpetrol podría embolsar en subsidios unos 650 millones de dólares este año.  Tecpetrol resultó la más beneficiada y desde Fortín de Piedra, su principal yacimiento en Neuquén, más que duplicó su producción en dos años, desplazando a Loma La Lata, de YPF, como el mayor campo de gas del país.

En LIBERACIÓN 360, agosto de 2019, en la nota “Hay que nacionalizar la energía”, denunciábamos: “Marcelo Midlin, Nicolás Caputo, Juan J. Aranguren y otros dueños de las eléctricas, gasíferas y petroleras también ganaron fortunas. Según el Observatorio Energético (OETEC) dirigido por Federico Bernal, entre Pampa Energía y Central Puerto, más Transener, TGN y TGS, Edenor y GESA, agregando cuatro distribuidoras de gas y dos petroleras, Tecpetrol y PAE, en los dos últimos años ganaron 175.507millones de pesos o unos 5.786 millones de dólares”.

Siguiendo con Techint, junto a Acindar dominan absolutamente la producción de acero y chapas en el país, en su caso vía Siderar, Tenaris y Ternium. El dueño ese monopolio, y a su vez el empresario más rico del país, es Paolo Rocca, cuyo pulpo pagó coimas en la obra pública en Argentina y otros países del mundo. Sin embargo, ni siquiera fue procesado en la causa de las fotocopias.

Se comprenderá nuestra crítica y advertencia cuando la primera actividad que realizó el nuevo ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, fue compartir tribuna con Rocca en un conversatorio organizado por Techint. Eso es dormir con el enemigo. Y ya se sabe cómo se despiertan los que se duermen en esa posición.

Mostrar más

Sergio Ortiz

Sergio empezó a militar en Vanguardia Comunista (actual Partido de la Liberación) en 1968, previo al Cordobazo. Fue dirigente estudiantil en los '70 y desde 1990 es el Secretario General del PL. Es periodista, hincha de River e integra la Coordinación Nacional del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MASCuba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.