Liberación - Órgano de PrensaSindical

Con los trabajadores en la calle

Se viene la primera ronda de paritarias que afronta el gobierno de Alberto Fernández y desde distintas carteras se alerta sobre la “necesidad” de desindexar los salarios como forma de desalentar la inflación. Mas allá de no compartir el punto de que sean los salarios los que generan inflación en nuestro país (¡son los monopolios!), resulta erróneo plantear a los trabajadores que se resignen a perder frente a una inflación que este año parece que no bajará tanto, mucho más para los sectores gremiales que producto de mucha lucha venían sosteniendo cláusulas de actualización automática.

Si bien resulta claro para todos que la situación del país no es de bonanza y que la crisis económica, financiera y política que dejó el macrismo es muy profunda y amenaza con empeorar la crisis, también es claro que no es condicionando las paritarias que se va a poder solucionar los grandes problemas de nuestra economía. Para eso es necesario tomar medidas antimonopólicas como la de condicionar en forma estatal el comercio exterior estatizando Vicentin, nacionalizando los depósitos bancarios y generando herramientas fuertes de control estatal y popular de precios.

Los trabajadores y demás sectores populares debemos en esta etapa, luego de atravesar la pesadilla neoliberal de Macri, recuperar nuestro poder adquisitivo y los derechos que nos robaron. Las paritarias no sólo deben comprender no perder frente a la inflación de este año sino que también tenemos que ir recuperando el salario perdido. Incluso en la memoria reciente de nuestro país quedó claro que solo elevando los niveles salariales y afectando intereses monopólicos (como fue el caso de la recuperación de los fondos de las AFJP) se puede recuperar la economía en tiempos de crisis.

Según la visión de las Agrupaciones de Base Clasistas (ABC) a los que le debería tocar esperar ahora es al Fondo Monetario Internacional, los fondos de inversión y los sectores monopólicos que la levantaron en pala a costillas del sufrimiento de nuestro pueblo. Al Fondo le toca esperar mientas se investiga la deuda externa que es odiosa, ilegítima, fraudulenta y muchos más adjetivos. Seguramente luego de esa investigación quedará bien en claro por qué proponemos no pagar y que el FMI, el gobierno de EEUU y los gobiernos europeos con representación en su board, se tienen que hacer cargo de la parte que les toca al otorgar a Macri un crédito semejante en las condiciones en que lo hicieron.

Ante este panorama los trabajadores tenemos que sostener nuestra presencia en las calles luchando por una justa distribución de la riqueza en nuestro país, por paritarias libres y por una política económica soberana que le permita a nuestro país recuperarse del grado de devastación al que nos empujó Macri y el FMI. No podemos seguir resignando salario ni ningún otro derecho por los que sostuvimos la lucha durante estos últimos cuatro años y lo mismo vale para los jubilados y los presupuestos de Salud y Educación, así como para que el Estado reactive la obra pública, hoy parada.

Evidentemente la burocracia del triunvirato de la CGT sigue en un rol cómplice que no es el que necesitamos los trabajadores. Así como fueron dóciles frente a los ajustes neoliberales de Macri tampoco se ponen los pantalones largos a la hora de defender los salarios de los trabajadores en esta etapa. Ahí aparecen varios burócratas encabezados por Daer a plantear que no es necesario un bono de fin de año o a aceptar de buena gana que no se apliquen cláusulas gatillo en las paritarias. Esos dirigentes gremiales no son los que necesitamos. Ellos se llevaron siempre de maravillas con los monopolios de la UIA.

Desde las ABC tenemos que seguir fortaleciendo el debate en torno a recuperar nuestro salario y nuestros derechos. Hay que defender las paritarias libres y profundizar la lucha contra los monopolios y el Fondo Monetario que son el gran problema de nuestro país. La deuda es con el Pueblo, con los trabajadores, y esa es la única deuda que nos interesa que se salde.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.