367Feminismo y género

En la pandemia las mujeres trabajan más que los hombres

El año 2020 trajo consigo un gran atraso a nivel económico a consecuencia de la pandemia del Covid-19. El gobierno nacional, a los pocos días de la aparición de algunos casos positivos de Coronavirus, decretó una cuarentena que sigue en vigencia y además restricciones que modifican día a día, las cuales imposibilitan la circulación habitual.

La mayoría de los y las habitantes está cumpliendo la cuarentena en su casa sin mucho que hacer más que ir de compras a los mercados cercanos, eso en el caso de que puedan hacerlo. El mundo es cautivo de esta pandemia que se está cobrando un gran número de vidas, si bien han existido algunas pandemias, pocas paralizaron el planeta como lo está haciendo ésta.

Se podría abrir un debate de ello porque esta situación ha dejado sorprendidxs a muchxs que creyeron que la economía funcionaria como un reloj. Hay muchas teorías al respecto dando vueltas pero no es el objetivo de esta nota hablar de eso. El tiempo y la historia aclararán estas dudas que nos interpelan y preocupan actualmente. Toda esta realidad trae aparejado muchas situaciones de violencia al interior del ceno familiar porque en lo que va del periodo de la cuarentena y el hashtag “#QuedateEnCasa” han ocurrido femicidios y violencia de género que actualmente se agudizaron en un 39 de denuncias al 144 ya que el “quedate en casa” no se vive de la misma manera para el hombre como para la mujer (ver nota aparte).

También circulan videos cortos en las redes sociales donde se muestra de forma “cómica” a miles de mujeres maniatadas, con la boca tapada y hombres sonriendo con sus hijxs expresando tranquilidad. Y la realidad es que en esos hogares en cuarentena el trabajo de la mujer es más que el del hombre, en cuanto a las tareas de cuidado, limpieza, tele escuela, etc.

En esta cuarentena lxs trabajadores que habitualmente hacen changas o trabajan en negro no tienen forma de llevar el sustento a sus hogares, mientras que lxs que tienen sueldo en blanco y están cómodos sólo deben preocuparse por salir a comprar para comer. Hay madres y abuelas que están buscando comedores que puedan calmar el hambre de sus niñes. Hacer changas y la falta de ganarse el mango por no romper dicha cuarentena, de ahí al hogar a limpiar cual quirófano cada rincón de su casa por los titulares aterradores de todos los medios. El “quedate en casa” no es igual para los géneros como tampoco para las clases sociales. El gobierno debe distribuir mejor la asistencia a los sectores más vulnerables de nuestro país, si bien este gobierno es mejor que el Macrismo porque ha tomado medidas que favorecen a los más humildes y desocupadxs como aumento de la AUH, ayuda alimentaria y otras, estas no alcanza para paliar la realidad actual, se entiende que esto es producto de las nefastas políticas neoliberales que arrastramos del Macrismo y el endeudamiento provocado por la fuga de capitales y la bicicleta financiera, pero la propuesta de solicitar aplazamiento del pago de la deuda no mejorará la vida de lxs argentinxs. El tratamiento de la deuda debería ser analizada con una auditoría para ser estudiada y separar la deuda legitima de la ilegitima, caso contrario no se podrá dar respuesta satisfactorias a las necesidades inmediatas y mediatas de nuestro pueblo.

No al pago de la deuda externa.

Basta de femicidios a manos de hijos sanos del patriarcado.

Más presupuesto en recursos que mejoren la vida de lxs de abajo.

Etiquetas
Mostrar más

Un comentario

  1. Las mujeres estamos en la primera fila en la lucha contra el coronavirus, sea en el sistema de salud donde somos mayoría, y en condicioines de precarización laboral, con bajos salarios, tanto en el ámbito público como en el privado, sea en los territorios, donde las mujeres le ponemos el pecho a la crisis económica y social, organizando ollas populares, reparto de alimentos, siendo solidarias con las víctimas de la violencia de género, etc.
    Siempre en la primera fila de las luchas, pero luego relegadas cuando se trata de los puestos de conducción o decisiones políticas. Por ello, en este 1 de Mayo, las Trabajadoras seguimos peleando codo a codo con nuestros compañeros, pero también a los codazos para ubicarnos en el lugar que nos corresponde, en la base, y en las cúpulas también!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.